LA LOTERÍA CAYÓ EN MURCIA

Si hay algo por lo que ha destacado la feria taurina de Murcia 2019 es porque en ella abrió el tarro de las esencias un tal José Antonio.

Su nombre no dice nada así, pero si lo acompañas con su apodo “Morante de la Puebla” un pequeño escalofrío de arte recorre la piel de cualquier aficionado. El sevillano tiene dentro a muchos toreros. Verlo torear te trae espejismos de Rafael El Gallo, de Chicuelo, Curro Puya y Cagancho, de Pepe Luis, de Antonio Bienvenida, de Curro y de Paula, pero también de Juan y José. Sus faenas rotundas son una muestra del toreo con arte de las diversas épocas de la tauromaquia. Todo condensado en su capote y su muleta._77I8622

El problema es que verlo torear no sucede todos los días y eso no lo entiende todo el mundo que va a ver lo propio a las plazas de toros. Ir a ver a Morante se convierte en una lotería. Siempre lo fue con los toreros calificados de “arte”. Si sales de la plaza y lo has visto en todo su esplendor taurómaco puedes decir que te ha tocado el euromillones.

Eso pasó el pasado día 16 de septiembre en La Condomina. A Murcia le tocó el premio gordo. Después de una época de sequía, donde el de la Puebla iba bronca tras bronca, decepción tras decepción, ese tal José Antonio se sacó de la chistera en el ruedo de la capital murciana una faena antológica. Una obra maestra que a buen seguro será premiada como el mejor trasteo de la feria 2019._77I8733

La Condomina ardía de felicidad y las redes sociales de envidia. Y es que a Morante la Región de Murcia le sienta de maravilla.

La Condomina, Sutullena, Cehegín… se han embriagado con su inigualable manera de torear. Que siga la comunión.

Fran Pérez @frantrapiotoros