UREÑA TRIUNFA A LO GRANDE EN ALMERÍA Y SALE A HOMBROS JUNTO A ANTONIO FERRERA

Antonio Ferrera, Diego Urdiales y Paco Ureña, en sustitución de Pablo Aguado, se daban cita en la segunda corrida de toros de la Feria de la Virgen del Mar de Almería en la tarde de este domingo, 18 de agosto. Un cartel de toreros triunfadores de la temporada, con la vitola de ser triunfadores de San Isidro y que además son seguidos por la afición, pero que sin embargo, no suscitaron la expectación deseada, ya que el coso de la avenida de Vilches registró un tercio de entrada. Sin duda las altas temperaturas, pero sobretodo los precios astronómicos impuestos por la empresa, que son toda una bomba anti taurina, hicieron que la gente no acudiera de la forma que debería a la plaza.

Antonio Ferrera comenzó abriendo el marcador de la tarde al cortar la primera oreja del festejo. El extremeño cuajó una faena sentida y templada a un noble animal de Zalduendo. Con mucha clase, Ferrera fue construyendo una faena donde su expresión de cara a la galería le permitió, tras dar una estocada recibiendo efectiva, tocar pelo.

Diego Urdiales dio una vuelta al ruedo en el segundo. El de Zalduendo fue un toro muy terciado y flojo con el que el riojano consiguió dar muletazos con la pureza y la buena clase que le caracteriza. La faena fue de más a menos y tras una estocada hubo una petición leve de oreja que el palco no atendió.

Paco Ureña armó un verdadero lío con el tercero. Un colaborador toro de Zalduendo que fue premiado con la vuelta al ruedo. El de Lorca se vació y dejó sobre el ruedo almeriense una soberana actuación. Paco recibió bien de capote un animal que desde el principio se vio que tenía muchas posibilidades para el triunfo. Dejó delantales y verónicas de gran factura.

En el quite, el de Lorca fue con el cuchillo entre los dientes y levantó a la afición de sus asientos dejando gaoneras ajustadísimas. Tras el tercio de las frías, Ureña brindó la faena a su banderillero y gran amigo, Curro Vivas, que siempre será un torero de Almería.

El trasteo comenzó con estatuarios para continuar con la mano izquierda. El torero sacó la artillería pesada y dejó extraordinarios muletazos por ese lado. Dio dos tandas de ensueño y la plaza la convirtió en un manicomio de alegría. Soberbio con la mano que compra cortijos. Prosiguió la obra con dos tandas de derechazos ajustadas y un cambio d emano de cartel de toros. Para terminar de hinojos, se atrevió a dar naturales de rodillas que le salieron redondos y una tanda a pies juntos que resultó cumbre. Ureña regresaba a su estado natural. El triunfo. Tras un pinchazo y una estocada paseó el doble trofeo. Dos Orejas y Rey de Almería.

1-4El cuarto fue un obediente animal de Zalduendo con el que Antonio Ferrera, espoleado por el triunfo de Ureña en el tercero, salió a revienta calderas. El animal derrochó nobleza y el extremeño lo aprovechó para abandonarse y realizar esa faena que va entre la pureza y la escena que tantos buenos resultados le está dando. Los naturales tuvieron enjundia y el público entró de lleno en la obra. Faena conseguida, que tras una estocada recibiendo y un descabello, desencadenó la petición de las dos orejas que le fueron concedidas.

El quinto también tuvo que torear y Diego Urdiales dejó ver en la faena muletera su temple, cadencia y puro corte. Sacó muletazos por el lado derecho, muy despacio, expresando y poco a poco fue armando una faena para aficionados, donde por el pitón izquierdo también llegó la conjunción. Se pasó de faena el de Arnedo, el toro se le puso gazapón y todo se enfrió al final. Tras una estocada saludó una ovación.

Paco Ureña salió con el sexto dispuesto a agigantar el marcador de trofeos de la tarde. El lorquino le recibió por verónicas y una media de remate. Al caballo lo llevó por chicuelinas al paso y quitó también por ajustadas chicuelinas y dos medias. Curro Vivas se lució con los palos y fue obligado a saludar montera en mano.

Ureña brindó a los presentes una faena que comenzó por pases por alto rematados con uno de mano baja con gusto y personalidad. La faena tomó vuelo con dos tandas de derechazos con temple y despaciosidad. Luego llegó el poso de la mano izquierda con dos tandas de naturales, llevando al toro muy largo. El torero acortó las distancias por el pitón derecho y se pegó un arrimón proseguido de una ajustada tanda de bernadinas que olían a nuevo triunfo. Pero la espada esta vez no tuvo el manejo acertado y tras tres pinchazos y una estocada tras aviso saludó una ovación antes de salir en hombros junto a Antonio Ferrera por la puerta grande.

20190818_221141Ficha:

Plaza de toros de Almería. Segunda de la Feria de la Virgen del Mar. Corrida de toros.

Toros de Zalduendo. Nobles y de buena condición en líneas generales. El 3º, premiado con la vuelta al ruedo.

Antonio Ferrera: Oreja y Dos Orejas.

Diego Urdiales: Vuelta al ruedo y Ovación con saludos.

Paco Ureña: Dos Orejas y Ovación.

Entrada: Un tercio

Fran Pérez @frantrapiotoros

Foto y Vídeo: BMF y Alfonso López.