PACO UREÑA SALUDA UNA OVACIÓN EN EL ÚLTIMO FESTEJO DE LA SEMANA GRANDE DE SAN SEBASTIÁN

El cierre de la Semana Grande de San Sebastián tenía lugar este sábado, 17 de agosto, en el coso de Illumbe. Para la clausura de la feria taurina trenzaban el paseíllo el torero riojano Diego Urdiales, el lorquino Paco Ureña y el jerezano Ginés Marín frente a un encierro de la ganadería de Alberto Bailleres con el hierro de Zalduendo.

Una pena que no le aguantase más el fuelle a la calidad del primer astado del festejo, con el que tuvo Urdiales momentos de máxima suavidad con la mano izquierda, porque hubiera sido una gran obra. Aun así, tuvo quilates el toreo del arnedano, que pinchó una vez antes de dejar una estocada entera. Saludó una ovación.

Empezó bien el segundo acto, con Paco Ureña soplándole verónicas al de Zalduendo hasta los medios, pero luego hubo altibajos con la muleta, en un trasteo donde los momentos encajados y puros se mezclaron con otros con menos ligazón y asiento. Aún así, el conjunto fue digno y tras una estocada caída el lorquino saludó una ovación.

ECL9v08WkAAmERU

Ginés Marín tiró de inteligencia y de oficio para buscar el triunfo con el tercero, un toro de movilidad y ligereza que tenía más genio que bravura y que pasaba más que se entregaba. Aún así, hubo muletazos de mucho fuste y momentos de gran brillantez que pudieron convertirse en una oreja de no pinchar. Ovación.

En el cuarto acto se juntaron la clase de Urdiales y la del toro de Zalduendo, que evidenció un punto de mansedumbre entre tanta humillación para redondearse en los muletazos. Metió la cara con claridad, pero le faltó fondo para repetir, por lo que tuvieron que ser de uno en uno los naturales de Diego, que fueron  sublimes. Selló la obra con una estocada de premio y paseó una oreja.

Al lastimado quinto, que se lesionó en una voltereta saliendo de un encuentro con el caballo de picar,  lo sustituyó un sobrero enorme del mismo hierro que fue tan bruto y tan basto como auguraban sus hechuras. Demasiada violencia para hacer el toreo con la verdad de Ureña, que decidió abreviar por no tener opciones.

ECMOoPsWsAIrDs4

Ginés Marín cerró el festejo dejando una estructurada faena a un noble ejemplar de Zalduendo, ligando muletazos de buen tono por el pitón izquierdo, donde el animal se entregaba más. La faena llegó al tendido pero tres pinchazos, una estocada caída tras aviso y un descabello, dejaron su resultado en unas palmas de consolación.

Ficha:

Plaza de toros de Illumbe, San Sebastián (Guipúzcoa). Última de feria. Sábado 17 de Agosto de 2019. Corrida de toros.

Toros de Zalduendo, el 5º como sobrero. Desiguales de presencia y juego. 1º, deslucido. 2º, Noble. 3º, bueno. 4º, justo de fuerza. 5º (bis), muy deslucido. 6º, noble.

Diego Urdiales: Ovación con saludos tras aviso y Oreja.

Paco Ureña: Ovación con saludos y Palmas.

Ginés Marín: Ovación con saludos y Palmas tras aviso.

Entrada: Media plaza.

@elmuletazo @cultoro

Fotos: BMF – Casa Chopera