UN ENTREGADO “RAFAELILLO” ES OVACIONADO Y CAE HERIDO GRAVE EN PAMPLONA ANTE UN ÁSPERO Y PELIGROSO LOTE DE MIURA

Comparecía el murciano Rafael Rubio “Rafaelillo” para cerrar la Feria del Toro de Pamplona en una cita clásica para el murciano. Con la garra que le caracteriza, afrontó el compromiso conociendo como nadie las dificultades de este circuito, en el que sigue siendo la apuesta más segura. Junto a él Octavio Chacón y Juan Leal completaban un cartel de matadores acostumbrados a la exigencia de la ganadería.

El primero fue un toro muy áspero y complicado,  un animal que le hizo sacar a Rafaelillo casta ante lo que tenía delante.  Lo recibió con una larga cambiada y porfió con él con oficio y exposición. De pinchazo y estocada mató a un animal ante el que sacó agallas el murciano.

WhatsApp Image 2019-07-14 at 19.59.37 (1)WhatsApp Image 2019-07-14 at 19.59.36WhatsApp Image 2019-07-14 at 19.59.39WhatsApp Image 2019-07-14 at 19.59.38WhatsApp Image 2019-07-14 at 19.59.37

Silenciado resultó Octavio Chacón frente al segundo de la tarde, un animal de Miura al que dejó la capacidad licuadora que acostumbra el gaditano. Firme el torero durante la lidia, emborronó su labor con un pinchazo y un descabello antes de ser silenciado.

Una vuelta al ruedo dio ante el tercero Juan Leal, al que saludó en la puerta de chiqueros y pasó un trago pues se le vino el animal encima. Tuvo que echarse a tierra. Luego se entregó hasta el final en un trasteo en el que comenzó con un cambiado y de rodillas. Firmeza y plena actitud del galo, que mató bajo, motivo por el cual no pudo pasear premio.

A por todas salió Rafaelillo ante el cuarto, un toro que mostró su mala condición ya desde el capote, poniendo en aprietos a Jose Mora y a Pascual Mellinas en banderillas. Se puso de rodillas para comenzar la faena de muleta, siendo lanzado por los aires contra el burladero. Se vivieron momentos dramáticos. No pudo seguir el murciano con la lidia pasando a la enfermería. En una primera exploración se le ha observado una doble fractura de costilla de la que está siendo intervenido en la enfermería.158483

Octavio Chacón tuvo que matar al cuarto por la cogida de Rafaelillo y lo hizo con dignidad, debiendo estoquear a un quinto con el que se lució especialmente al natural, siendo silenciado tras no romper la labor.

A Juan Leal  la maldición de acero volvió a visitarle en el sexto del festejo, un animal con el que Leal se entregó y apostó en cercanías, pero de nuevo se esfumó la posibilidad de premio por la tizona.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Pamplona. Última de Feria. Corrida de toros. Lleno.

Toros de Miura.

Rafael Rubio “Rafaelillo”, ovación y herido.

Octavio Chacón, silencio y silencio tras aviso en el que mató tras la cogida de Rafaelillo y silencio.

Juan Leal, vuelta al ruedo y silencio tras aviso.

Parte médico de “Rafaelillo”:

“En la corrida del día 14 de julio ha sido atendido en la enfermería de la plaza don Rafael Rubio Luján, Rafaelillo, afecto de cornada envainada en hemitórax izquierdo con enfisema subcutáneo, múltiples fracturas costales, hemotórax, e inestabilidad hemodinámica. Ha sido intervenido en la enfermería de la plaza, procediéndose a realizar una toracotomía exploradora, realizándose reparación de estructuras lesionadas y hemostasia. Se ha colocado tubo de tórax. El paciente ha sido derivado a complejo hospitalario de Navarra. Pronóstico grave”.

Pedro M. Mellinas y Emilio Méndez- para Cultoro y El Muletazo-