EL VERANO TAURINO VA A SER APASIONANTE por Fran Pérez

La competencia entre toreros en el ruedo, delante del de los rizos, es algo que la fiesta de los toros siempre ha agradecido. Es la medicina o la gasolina principal para que la gente vaya a las plazas de toros ilusionada. El toreo ha crecido con eso. Sin rivalidad, sin un abanico de toreros que sean capaces de enseñarse los dientes con capote y muleta, la fiesta es menos fiesta. Lo hemos comprobado estos años atrás. Las corridas de toros se habían convertido en un encuentro de amigos donde el respeto y los abrazos se habían comido al sentido real del espectáculo.

Afortunadamente, la entrada de nuevos toreros, con otro aire y otra mentalidad al escalafón de matadores de toros está revertiendo la situación. Estos están sabiendo dejarse la amistad y la buena sintonía en el hotel para que el espectador sienta en las plazas que, además del toro, el rival para el torero también es el compañero.95ca17ca7772166acfbada721d4e6d6ab5b929eb13183d66df7680b11046c306

Una de las piezas claves para que la riña sana haya vuelto a las plazas tiene nombre peruano. Andrés Roca Rey. El joven torero, además de ser el más taquillero, ha conseguido con su manera triunfal de entrar en la fiesta de los toros que se despierte entre sus compañeros la idea de que son mejores que él, y que quieran demostrárselo al mundo, no con palabras, sino con toreo.

Pero el peruano no ha elegido a sus rivales. En la fiesta de los toros, como decía Antonio Díaz Cañabate, es el público quien elige a los que están llamados a batir al rival más fuerte. En este 2019 ha sucedido en las dos primeras plazas del mundo. Pablo Aguado en Sevilla y Paco Ureña en Madrid han derrotado en el ring de albero a Roca Rey con dos tardes que quedaran grabadas en la historia del toreo.7c9dd9ddcc5212dd9a2924136cc623de15c9bc5fef9f9a78b7c04955fbd5a685

La derrota del más fuerte solo ha hecho incrementar la expectación. Ahora los espectadores quieren ver cuál va a ser el rugido del derrotado para volver a ganar y como se van a defender los que lo han apeado del lugar de honor para seguir en ese sitio. El verano taurino va a ser apasionante.

Uno de los escenarios donde el Rey de Madrid y el señor de la taquilla pueden verse otra vez las caras de tú a tú tiene que ser la plaza de toros de La Condomina de Murcia. Ese “encontronazo” puede revitalizar una feria que necesita aspectos como este para volver a resurgir. Los aficionados de esta tierra quieren que Paco Ureña y Roca Rey pongan la plaza de Murcia a revientacalderas.

Han sido muchas las parejas de toreros que han dado vida y gloria a la tauromaquia, que no puede sostenerse sin la grandeza demostrada por estos hombres en el ruedo.

De aquellas formadas por Pedro Romero y Pepe Hillo, “El Chiclanero” y Curro Cúchares, “El Tato” y “El Gordito”, Lagartijo y Frascuelo, y como no, “Gallito” y Belmonte (Juan y José) pasando por la de Manolete y Arruza o la del verano sangriento de Dominguín y Antonio Ordóñez.

Luego la fiesta echó en falta ver más batalla entre “El Viti”, “El Cordobés” o Paco Camino.

La competencia volvió a ponerla de moda un salmantino. Julio Robles sacó su artillería y además de competir con su paisano Capea se midió a finales de los ochenta con el torero que había encumbrado Madrid, el murciano José Ortega Cano. En el recuerdo queda aquella mítica tarde de junio de 1987 donde ambos compitieron a corazón abierto delante de una corrida de toros de los herederos de Felipe Bartolomé. Un festejo sensacional en donde el torero de Cartagena se impuso al de Salamanca al salir por la Puerta Grande de Las Ventas, pero ambos dieron una verdadera lección de actitud y torería. Una tarde conocida por la corrida de toros de “los quites”. Algo que sucedería más adelante con Joselito y Enrique Ponce en el año 1996.

Ahora, esos “quites” que pusieron nombre a estas tardes inigualables están de moda. La mejor arma para noquear. Que se lo digan a Roca Rey que ya no puedo sobreponerse el pasado sábado cuando Paco Ureña le dijo eso de ¡Andresito, así se torea en Madrid!

Ojalá lleguen para quedarse.

Fran Pérez @frantrapiotoros