PEDRO DE LA CRUZ “EL MAMON” ¿EL PRIMER TORERO MURCIANO? por Julián Hernández Ibáñez

En esta historia taurómaca quiero recordar al que hoy considerábamos el primer torero de la región de Murcia, por lo menos el más antiguo del que teníamos constancia y que según mis investigaciones, puede ser que no fuera el primero, si no que su padre también fuese torero.

Este relato será una mezcla de investigación autónoma y personal, apoyándome en los historiadores que hablaban de ambos toreros.

Por primera vez, sabremos día, mes y año de nacimiento, nombre del padre y madre, y datos interesantes del que hasta hoy dábamos todos los aficionados a la historia taurina, como primer torero murciano, Pedro de la Cruz “El Mamón”.IMG_7438

Toreros de los siglos XVII y XVIII, lógicamente no son hoy día un dechado de información, pero quiero con esta historia ayudarme de los libros que relataban, unos más y otros menos, la existencia de ambos toreros murcianos.

Empecemos por el hijo, el más importante, el torero al que hacen referencia historiadores y escritores como José Daza, Moratín o el mismísimo Rafael Guerra “Guerrita”.

Según La historia ilustrada de Fernando Claramunt, se habla de “El Mamón” como un torero nacido en Murcia, aproximadamente por el 1730 y hecho matador en el año 1750.

Sin ánimo de llevar la contraria al señor Claramunt, puedo asegurar que esa fecha es del todo errónea.

Primero porque revisando todas las partidas de bautismo en Murcia de los años 1730, anteriores y posteriores, no existe ningún Pedro de la Cruz, nacido en Murcia.

Después porque en 1750, fecha en la que nos dice que se hizo matador de toros, “El Mamón” ya era un torero veterano, con mucha autoridad y atribuciones, no era precisamente un novel. Según su forma de actuar y los datos que encuentro en mis investigaciones, en ese año 1750 ya contaba con una cuadrilla propia, en esa época pocos toreros podían permitirse el lujo de tal cosa, y los pocos que podían permitírselo eran ya toreros muy veteranos, consagrados y curtidos en mil batallas.

Poniendo mucho en valor este dato último, voy al dato más importante y contundente, el haber encontrado la fecha de nacimiento, luego de haber revisado con sumo cuidado los libros parroquiales, por esto puedo dar por seguro que Pedro de la Cruz “El Mamón” nació en Murcia, un 16 de julio de 1705, fue bautizado con el nombre de Pedro Roque de la Cruz, el día 21 de agosto de ese mismo año, en la iglesia parroquial de San Antolín. Su padre se llamaba Pedro de la Cruz como él y su madre Teresa María.record-image_undefined

Pedro de la Cruz, que utilizó el original apodo de “El Mamón”, parece ser que tenía unos destellos muy importantes de auténtico arte, también conjugados por igual con bufonadas y espectáculos de todo tipo con el toro de protagonista. Pero esto último no debemos considerarlo como un debe, pues en el siglo XVIII, la lidia era básicamente demostrar valor de la forma más variopinta y matar al toro como fuera, sin ser prendido.Cggl4gaWEAAqcMe

Nicolás Fernández de Moratín, al hablarnos en su Carta Histórica de las hazañas que con los toros realizaban los toreros de su tiempo, dice:

    —“Al Mamón le vimos mil veces cogerlos por la cola y montar sobre ellos”.

Debió de tener una personalidad muy singular. José Daza que lo conoció personalmente, escribe esto de él, en sus obras taurinas:

    –Lo llaman el feo y gracioso mamón, de una garrulería de brocha gorda que preludia la aparición del toreo pícaro y garboso en la plaza.
Los papeles de la época hacen mención de estos gruesos talentos del “Mamón”:

Con ocasión de quedar muy mal en la feria de San Fermín de Pamplona, escriben en Madrid:

     –El famoso Mamón empezó hacer algo, pero luego le acometió una cojera del miedo que le duró los dos días y no se vio libre hasta ahora, sirvió más de objeto de risa que de diversión.CUCglP_WEAAlPYN (1)

Y de Madrid también escriben:

   —Lo que únicamente me causa incredulidad es lo mal que se ha portado el mamón, pues es cierto que en cuantas corridas hemos visto se ha portado especialmente bien, no solo en el uso de sus bufonadas sino en la destreza con la espada.

Hagamos un inciso en el relato, pongámonos en antecedentes, todavía no había llegado la época de Pedro Romero, Costillares y Pepe-Hillo. En el tiempo en el que toreaba “El Mamón”, solo habían cuatro plazas de planta: Madrid, Aranjuez, Granada y Sevilla, en las demás villas, el lugar usado era la plaza mayor. Al rey Carlos III no le agradaban las fiestas de toros, en cambio, su esposa María Amelia disfrutó mucho con ellas. El pueblo se divertía grandemente en los empinados graderíos de la plaza. La aristocracia y la clase media, a su vez, se entretenía y sus largos ocios los ocupaban en los conciertos, tertulias y reuniones. Los toros y el teatro eran la pasión nacional de la aristocracia y demás plebe.IMG_7439

Diego Ruiz Morales en su obra “Documentos históricos taurinos”, con el título “1750″, escribe lo siguiente de este torero murciano:

   —Pedro de la Cruz. “Una carta desconocida de un lidiador de feo apodo” nos informa que son: “… Pocas son las noticias que sobre este lidiador nos facilita Recortes en su examen sobre la Tauromaquia en el siglo XVIII, lidiador que ostentó por esas plazas, no sabemos si por subrayar sus éxitos o sus fracasos, el apodo de El Mamón…” afirmando a continuación que de su existencia dan fe en sus escritos tanto Daza, como Moratín.

 La carta autógrafa que nuestro torero dirige al Clavario del Hospital dice lo siguiente:

  — “Muy Señor mío y mi Dueño, después de desear a V.S. una cumplida salud y que ejercite la mía en cuanto fuere de su servicio, paso a decirle como por Carta que erudito de Joseph Ponciano vecino de esa Ciudad, me participa que para el día 27 de Julio se celebran, las Corridas de toros en esa Ciudad hasta el 29 del previniéndome al mismo [sic] tiempo el que no hago falta; y respecto de que cuando recibí la Carta tenía ya dada palabra al señor Corregidor de mi Ciudad para asistir a la fiesta de Toros que en los mismos días del mes de Julio se han de Correr en ella; Me valgo de la protección y autoridad de V.S. suplicándole si pudiera interesarse afín de que se suspendan las fiestas de toros Que se han de celebrar en esa ciudad para el mes de Agosto pues hasta el día 24 del me tendrá V.S. para servirle, lo que ejecutare gustoso si se logra el que se difieran las fiestas para primeros del mes de Agosto, y me llevare hacia allá dos Amigos de especial amabilidad, y otro que rejonea a lo Turco quienes desempeñaran su obligación, a su favor estaré Siempre agradecido y muy para servir a V.S. si le mereciere sus preceptos: y estimare infinito me avise V.S. lo que resultase de esta mi suplica y en el ínterin q.do (quedo) rog.do(rogando) a Dios le g.e m.s a.s 
                                 Murcia y Junio 25 de 1750.
                      B. L. m.s de V.S. su mas  Af.to y rend.do ser.r   
                      Firma: “Pedro de la Cruz el Torero” ……. S.r Clavario.”

De esta carta podemos sacar varias conclusiones. La principal es que debió de ser un torero bastante importante en su época, ya que tenía la pretensión de retrasar en fechas, las importantes corridas de toros de Valencia, porque tenía apalabradas varias corridas de toros para las mismas fechas en nuestra ciudad de Murcia.IMG_7440

Esto último es esencial para descartar lo que tratadistas taurinos como Fernando Claramunt, reflejan en su historia ilustrada, de que “El Mamón” nacía en 1930 y se presentaba como torero en 1950. Está claro que esta carta fechada en 1950, ya nos presupone que es un torero con bastante predicamento, un torero novel no se atrevería a pedir ningún favor en forma de retraso, en una ciudad tan importante como Valencia.

Otra conclusión de esa carta, es que contaba con una cuadrilla propia, ya que se ofrece a intervenir en los festejos, acompañados de dos compañeros a pie, más uno que dice rejonea a lo Turco, más a mi favor para refrendar el error en las fechas que nos ha llegado hasta nuestros días.

Según la Tauromaquia de Guerrita, parece  ser que toreó en Bilbao los días 19, 20 y 21 de Agosto de 1.756 en la Plaza vieja “…que se convertía al efecto en circo taurino, clavándose fuertes barrotes de hierro en el suelo de trecho en trecho, ligados unos a otros hasta formar un círculo, detrás del que se levantaban, por medio de andamiajes, los tendidos… Entre las más notables corridas celebradas en esta Plaza, figuran las que se efectuaron el citado año de 1.756, con motivo de la apertura de la iglesia de San Nicolás de Bari…”
En la nota al pie de página se cita: “…jugándose 23 toros del campo de Salamanca y Castilla la Nueva, que costaron, puestos en Bilbao, 27.348 reales y las propinas de los vaqueros. La nómina de los lidiadores que en ella tomaron parte es la siguiente:

Picadores.- Juan Amisas y Cristobal Rabisco, a 2.400 reales…..4.800.-
Primer torero a pié.- Diego del Alamo……………………………………2.400.-
Segundo id id -PEDRO DE LA CRUZ……………………………………1.500.-
Tercero id id -Juan Castell (Castelillo)…………………………………..1.500.-
Vicente Sánchez (Manchego)………………………………………………1.200.-
                                                       Total…….………13.268.- “ (2)

También escribe de nuestro paisano, el bibliófilo, Luis del Campo, en documentos que encuentra en el Archivo Municipal de Pamplona, nos revela las andanzas pamplonicas del torero murciano:

    — “Y a fin de que V.S. se halle enterado del dinero que les he entregado a cuenta, incluyo el recibo adjunto de 23.400 reales y una cuentecita de 16 doblones y medio que he pagado por los cuatro caballos que llevan para torear, cuyas dos partidas componen la cantidad de 53.170 reales de vellón. En compañía de los mismos picadores ha ido Pedro de la Cruz, alias el Mamón…”IMG_7443

En Pamplona actúa en los sanfermines de 1757:

  —- “Ha ido Pedro de la Cruz, alias el mamón y no habiendo aquí torero de fundamento he tenido por conveniente suspender toda diligencia, bien que espero que si no le impide alguna desgracia, sea bastante a desempeñar con lucimiento la fiesta, haciendo presente a V.S. que yo nada he tratado con él para este viaje, a fin de que por V.S. se le haga la consideración que tuviere por conveniente y merezca su trabajo…

Por todo lo ya reseñado anteriormente podemos imaginarnos, que “El Mamón” debió de ser un torero anárquico, trapacero y con mucho gracejo, con un aura y un duende misterioso y valiente por momentos pero con un pánico cerval en otros, que debía de provocar admiración y risas según qué cosas desempeñaba ante la bestia.

Y ahora hablemos del padre, lo que sí sabemos es que se llamaba como su hijo, Pedro de la Cruz. Quede claro antes de escribir sobre este torero, que no tengo fecha verificada de nacimiento, ni siquiera lugar de nacimiento. El único dato es el encontrado en la partida parroquial donde viene su nombre. Lo que aquí expongo es una conjetura que quiero compartir con ustedes y a la que yo le doy verisimilitud.

Alguno de los que hayan tenido la bendita paciencia de leer esto, se preguntaran, si solo tengo el dato anterior expuesto, ¿porque creo que el padre de este torero también era torero? La respuesta es porque en mi trabajo de investigación, encuentro a un Pedro de la Cruz anunciando en carteles en Madrid, desde el año 1675 hasta el año 1677. Me salen las cuentas para pensar que si el padre pudo haber nacido alrededor de 1657, tener alrededor de 18 años en el año 1675, y haber sido padre de “El Mamón” pongamos con 48 años.

El dato que me hace pensar que sea el padre, es que en esa época, se llevaba mucho el heredar las profesiones de padre e hijo. El torcedor de seda, lo heredaba del padre, y a su vez este de su abuelo, etc. Aparte de que hasta hoy en día, es muy normal que hijos de toreros, también sean llamados por el camino de los genes del padre y también intenten abrirse camino en la misma profesión que su progenitor. Con más razón pienso que es mucha casualidad encontrar otro torero llamado Pedro de la Cruz, 30 o 40 años antes del nacimiento de “El Mamón”, no sería muy descabellado pensar que el hijo pudiera haber seguido el oficio del padre.

Según la obra de Francisco de Benavides, descripción de las corridas de toros, en las cuentas a cobrar por los matadores pertenecientes a las corridas de San Isidro de 1675, viene una relación de toreros nuevos de a pies, en los que figura un Pedro de la Cruz:

    — A Francisco Castillejo, Sebastián Díaz, Miguel López y PEDRO DE LA CRUZ y Alonso Carrera, Diego Rodríguez y Juan Alonso y Miguel Vázquez, toreadores de a pie, 2.500 reales que se repartieron entre todos ellos.

En ese mismo año de 1675, también en Madrid, viene reflejado que el mismo Pedro de la Cruz, toreo la corrida del día de San Juan:

  —-A Pedro de la Cruz, toreador, que salió herido con una herida en la cabeza, 200 reales.

Dos años después en 1677, encuentro el siguiente dato del mismo Pedro de La Cruz, esta vez para torear la corrida de Santa Ana:

   —- Actuaron los siguientes toreadores:  Antonio el de Talavera y su compañero Miguel López, «tres negrillos»; PEDRO DE LA CRUZ, Juan Caballero , Bernardo García, Sebastián Díaz, Andrés Domínguez, Andrés Pérez, Alonso Díaz, unos desjarretadores de Vallecas, Alberto Fernández y Matías de Guzmán.

Esos son los datos que puedo facilitar sobre el Pedro de la Cruz del siglo XVII.

Casualidad o certeza, que cada quién saque sus conclusiones, las mías son de que se trata del padre de “El Mamón”, mismo nombre, misma profesión, años que cuadran.

Y esta es la historia taurómaca de Pedro de la Cruz “El Mamón” torero que tuvo su importancia en el siglo XVIII y que llenó de episodios de gloria y fama, a la muy noble y leal ciudad de Murcia.

Por Julián Hernández Ibáñez @julianhibanez