¿MERLUZA O PESCADILLA? por Fran Pérez

Este mundo está lleno de salvadores. Defensores de la patria, redentores de la economía, del fútbol y como no, protectores de la fiesta de los toros. No es malo que haya gente que quiera que la tauromaquia no pierda su esencia y que se mantenga viva, sostenida en la emoción, en la variedad de suertes y en la integridad del toro. Eso es una bendición para la fiesta.

Lo malo, es que esa gente, a la hora de la verdad, no aplique lo que está promulgando y sus ideales queden como un cuplé de una chirigota de Cádiz, véase “Los Enteraos” del magnífico José Luis García Cossío, a los sones del postureo y la foto.zulu

Vanagloriarse de quitarle el premio a un novillero porque este no ha podido ir a una comida en donde se le entregaba el mismo es el colmo de los colmos. Y que eso salga de un foro de aficionados aplaudido es un verdadero despropósito. Otra valentía contra los más débiles de la fiesta, que de si algo falla, es de no apoyar como se debe a los que están empezando. Un desaire que por si no lo sabían, ha perjudicado al buen nombre de la tierra murciana que más apoya a los novilleros.adrien salenc puerta

Un aficionado debe saber lo que le cuesta a un novillero ver un pitón. Los tentaderos, lamentablemente, en lugar de ser un coto de aprendizaje para los que empiezan se han convertido en un negocio. Los ganaderos echan de las fincas ya hasta los que hacen la tapia. Las vacas las han puesto caras los aficionados prácticos. Que una de las ganaderías triunfadoras de la temporada te ofrezca un toro es todo un lujo que un novillero no puede dejar la oportunidad de pasar y eso es lo que hizo Adrien Salenc, que si sigue toreando como lo hizo en Calasparra o en la feria del Pilar de Zaragoza, no será la única entrega de premios que se pierda, aunque si será el único premio que le quiten.

¡Anda! Que hay más. Que lo del novillero no es lo único. Tanta defensa del toro para que llegue Adolfo Martín y te envíe a Calasparra una de las peores novilladas presentadas en la feria del Arroz en años. Si a Salenc le han quitado el premio a la mejor faena, a algunos se les quitaron las ganas de protestar en la plaza en septiembre. Daba igual que aquello fuera una gatadita, desmochadita e indigna. Contra Adolfo, ¡no hay cojones!IMG-20180907-WA0032

Esos que se sacaron para vetar el año pasado. Si. Vetaron. Aunque no lo crean. Como vetan las figuras del toreo. Un torero premiado igual que Salenc el pasado año y que pasa por unos difíciles momentos designó a una persona para que fuera a recoger su premio en la cena de entrega de distinciones del 2017, pero esa persona no les cuadró. Formaron la marimorena para quitarlo de en medio y lo consiguieron. Una persona que no había entablado una conversación nunca con ellos ni había escrito ni una coma ni para mal ni para bien. Pero claro, el elegido era perteneciente a “El Muletazo”. Y eso era incompatible. Es verdad que le dieron una opción para ir. Pedir perdón. Perdón por algo que esa persona no tenía ni constancia ya que pertenecía al pasado de la otra etapa de este diario digital. Esa persona se llama Fran Pérez y le están leyendo en estos momentos.

En lugar de dar paso al conocimiento, al descubrir a personas que lo mismo tienen los mismos ideales, se aferraron al pasado. Y le dejaron el marrón al torero que se quedó a cuadros, como se han quedado muchos ahora con esta decisión de quitarle el premio a Adrien Salenc, porque ellos no tuvieron la honestidad de comunicárselo.

En esto de los aficionados a los toros vamos a tener que aplicar la premisa de Antoñete con la merluza. Que al torerazo del mechón nadie se la daba con el pescado. Y cuando le ponían pescadilla enmascarada de merluza, y trataban de engañarlo en los restaurantes que frecuentaba, Chenel toreaba a los metres mejor que al toro blanco de Osborne. ¡Esto no es merluza, es pescadilla!

Fran Pérez @frantrapiotoros