UNA FERIA SIN DOS DE LOS TOREROS MÁS INTERESANTES DE LA TEMPORADA NO PUEDE SER CALIFICADA COMO UNA “GRAN FERIA”

Las grandes tardes que nos han dado El Fandi y López Simón esta temporada se merecían que estos dos toreros estuvieran anunciados en la feria del Pilar de Zaragoza. Miguel Ángel Perera, triunfador de todas las plazas de primera por donde ha pasado esta temporada, tenía que torear sí o sí, dos corridas de toros en el serial maño y El Juli, tenía que coronar la temporada de julipies y barbería estoqueando seis toros en el coso de Pignatelli. ¡Que justa es la fiesta! Nótese la ironía.Dos-orejas-para-un-gran-Ureña-en-el-día-del-Pilar

Díganme como se puede calificar de “gran feria” un ciclo que le falta a uno de los triunfadores del pasado año. Solo se entiende por la supervivencia, por la publicidad, por la pela o el sobre. Que no esté Paco Ureña en los carteles es de juzgado de guardia. La fiesta de los toros sigue siendo ese negocio que destroza en los despachos la entrega en la plaza del torero. Da igual jugarse los muslos, da igual que el público te esté esperando. Da igual pegar naturales de infinita calidad. Si para los intereses del empresario no conviene poner a un torero, el triunfo no vale para nada. En Zaragoza se les ha notado mucho que todo lo que pase por Simón Casas no había que ponerlo para gracia del señor Antonio Matilla.

Ureña no es la única ausencia de Zaragoza. Llama soberanamente la atención que tampoco este el extremeño Emilio de Justo tras estar realizando una extraordinaria temporada.

Una pena para los aficionados maños, que no entienden de intereses y que se van a quedar sin ver a dos de los toreros más interesantes del escalafón.

Fran Pérez @frantrapiotoros