CLAMOR UREÑISTA EN ARÉVALO

Para quitarse el mal sabor de boca de haber tocado hule lo mejor es el triunfo. Rotundo fue el de Paco Ureña en la tarde noche del sábado 14 de julio en su reaparición en Arévalo. Cuatro orejas que han sacado esa sonrisa de pícaro que esconde el torero de la faz triste. Una sonrisa de satisfacción y deber cumplido, como ese puro de Hannibal del equipo A al acabar con éxito la misión.

Saludó Ureña al segundo variado de capote y sin evidencias de ir con los puntos puestos de la cornada recibida en Pamplona hace una semana. Ureña desbordó las ganas de triunfo, se dejó al toro vivo en el caballo y fue a por todas con la muleta. Una faena de corte puro, con pasajes por ambos pitones de gran ejecución. El de Garcigrande se dejó y Ureña aprovechó el caramelo que no recibe todos los días en las plazas para endulzarse y endulzar con su toreo. Hubo naturales que fueron auténticos carteles de toros. Una estocada arriba le valió para cortar las dos orejas.DiFndnFX0AIHdhuDiFndnJXcAMz1a3DiFndnSWkAA3P4h

Otras dos cortó al quinto. Un extraordinario toro de Garcigrande en la muleta con el que Ureña realizó, a buen seguro, una de sus mejores faenas de la temporada. Estuvo el lorquino exquisito a la verónica para después, en el último tercio, bajar la mano para dejar tandas de naturales infinitas, ajustadas, armónicas que emborracharon al público de toreo del bueno. Paró el tiempo Ureña por el pitón izquierdo para después terminar de exprimir las grandes condiciones del toro “Danzarín” por el pitón derecho. Todo un faenón iniciado por unos ayudados por alto que ya dieron indicios de lo que iba a venir después. Clamar puro. Otras dos orejas para el torero tras estocada y el justo premio de la vuelta al ruedo para el toro de Justo Hernández.DiF3_LqXcAYopWJDiF3_LzX0AERz1C

Sebastián Castella cortó un apéndice del primero tras una labor de clase y poca emoción que remató con una estoca baja. Al cuarto, le realizó una faena de largo metraje muy en su estilo, basada en la mano derecha, con cambiados por la espalda y mucha cantidad de pases. Mató de estocada y dos descabellos y fue ovacionado.

Mala suerte la de Fortes que se fue de vacío. Pero la realidad es que al tercero le realizó una faena soberana donde los naturales fueron una obra maestra. La espada le jugó una mala pasada.  Le pasó igual con el sexto. Un gran trasteo por ambos pitones y firmeza máxima. Pero Fortes no mata ni a los sustos.

Ficha:

Plaza de Toros de Arévalo, (Ávila). Sábado 14 de julio de 2018.

Toros de Garcigrande, bien presentados y nobles en general. Destacó el 5º, herrado con el número 80, de nombre Danzarín, premiado con la vuelta al ruedo.

Sebastián Castella, oreja y ovación tras aviso.

Paco Ureña, dos orejas y dos orejas.

Fortes, palmas tras aviso y ovación.

Entrada: Media plaza.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Rebeca HernandoDiGA2E5XUAAD7tg