UREÑA ESCUCHA SILENCIO Y OVACIÓN EN LA TARDE DE LA REAPARICIÓN DE JOSÉ IGNACIO RAMOS EN BURGOS

No ayudó la selección española con su derrota ante Rusia en el mundial de fútbol a que el público fuera con alegría al Coliseum de Burgos para presenciar la vuelta del torero José Ignacio Ramos para celebrar sus 25 años de alternativa y el regreso de los toros de Victorino tras varios años de ausencia en la feria de San Pedro. Pese a la desilusión futbolera, el antiguo coso del Plantío se llenó en algo más de la mitad de su aforo.DhCfnYHXUAAzMM1

José Ignacio Ramos recibió el cariño de sus paisanos al finalizar el paseíllo con una sonora ovación mientras que el representante de la empresa Tauroemoción Nacho de la Viuda le entregaba una plaza conmemorativa de sus bodas de plata como matador de toros.

Sin embargo, el juego del primer Victorino no se unió a la fiesta y le puso muy complicadas las cosas a Ramos, que no pudo lucirse en los primeros tercios. José Ignacio se esforzó con la muleta pasa sacarle partido a un ejemplar con malas intenciones que amenazó con echárselo a los lomos en varias ocasiones. José Ignacio Ramos tiró de voluntariedad y cerró el primer capítulo matando al segundo intentó y atronando al Victorino de un descabello. En el segundo de su lote, José Ignacio se quitó el mal sabor de boca cortando un meritorio trofeo a un Victorino que le dejó plasmar sobre el ruedo de su tierra series de derechazos ligadas con intensidad, ya que le Victorino se revolvía pronto. Muy apoyado por su gente se quitó los nervios y dejó lo mejor en el centro del ruedo. Tras un pinchazo y una estocada efectiva, le llegó la alegría.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El segundo de la tarde, de buenas hechuras salió de chiqueros embistiendo por abajo y poniendo en bandeja el lucimiento de Paco Ureña con el capote. Dejó el lorquino verónicas cadenciosas y remató con una media muy entregado siempre. El toro fue poco a poco a menos y a la muleta llegó con peligro y viaje corto. Ureña, que brindó el trasteo a José Ignacio Ramos, comenzó por naturales que no terminaron de redondearse por la condición del toro. Por el pitón derecho, dejó varios muletazo sueltos pero a la faena le faltó la continuidad necesaria para que cogiera vuelo. Ante las complicaciones del toro, Ureña se pegó un sincero arrimón reconocido entre los asistentes. Cuando todo apuntaba para una oreja, la espada decidió ser Rusia y metió el penalti. El quinto fue un toro muy deslucido que provocó el caos entre las cuadrillas. Ureña, estuvo valiente tratando de resolver los problemas que el toro le planteaba, pero el de Victorino sacó la dificultas de sus viejos antecesores, aquellas “alimañas” que ya salen poco, y puso en apuros al lorquino. Tiró de conocimiento Ureña y sacó varios naturales de escándalo que los aficionados supieron apreciar. Tras pasaportar al toro saludó una ovación desde el tercio como recompensa a su esfuerzo.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tercero también se dejó en el capote de Emilio de Justo que lo recibió a la verónica dejando unos capotazos lentos que se fusionaron con la embestida del toro. La faena del extremeño fue a más, estuvo a la altura del colaborador toro de Victorino y dejó series ligadas por la derecha en el inicio de la faena que le pusieron calor a la tarde. Por el izquierdo, el extremeño cuajó al Victorino dejando naturales de gran factura. El toro, que protestaba al final de cada muletazo, deslució algunos pasajes pero el trasteo fue firme y merecedor de oreja. Se arrimó como un león al final y tras una estocada con acierto el premio cayó en sus manos. Emilio de Justo redondeó la tarde con una magnifica actuación ante el buen sexto al que cuajó y exprimió por ambos pitones. Una gran faena del extremeño al que recibió muy vistoso de capote, le realizó un quite de gran ejecución por verónicas y dio una lección de colocación y mando con la muleta, donde dejó grandes tandas de toreo con expresión y relajo ante las buenas embestidas del Victorino. El inicio por doblones fue antológico y los naturales una belleza. Mató de una gran estocada y las dos orejas fueron a sus manos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Ficha:

Plaza de Toros de Burgos. Domingo 1 de Julio. Feria de San Pedro y San Pablo 2018. Toros de Victorino Martín, desiguales de juego.

José Ignacio Ramos: Ovación y Oreja.

Paco Ureña. Silencio y Ovación con saludos.

Emilio de Justo: Oreja y Dos Orejas.

Entrada: Más de media entrada.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Tauroemoción