PACO UREÑA VOLVIÓ POR SUS FUEROS (CRÓNICA DE LA ÚLTIMA DE SAN ISIDRO)

El lorquino Paco Ureña regresaba a los ruedos tras la inactividad derivada de una delicada lesión. Y lo hacía nada menos que en la primera plaza del mundo ante los toros de Victorino. La afición venteña volvía a mostrar su sensibilidad y agradecimiento tributándole una clamorosa ovación al romper el paseillo.  Presenció el festejo desde una barrera S.M. el Rey Felipe VI.

ovación.jpg

 

El primero de su lote fue un encastado ejemplar, con poca chispa, con el que destacó con tres naturales para el recuerdo. El fallo con la espada dejó en una ovación lo que podría haber sido una oreja.  

Poca transmisión tuvo el quinto. Tras una mala lidia, ejecutó el lorquino una excelente tanda de derechas para comenzar la faena de muleta. La faena se fue apagando a la vez que el toro.

ureña 2

ureña 1

Así lo ha contado nuestro compañero Javier Fernández-Caballero para Cultoro y El Muletazo:

Cornipaso, con las puntas mirando al cielo, era el primero de la tarde, al que Manuel Escribano recibió en la puerta de chiqueros sin que el astado arremetiese al capote y saliese suelto. Luego le pudo acompasar varias verónicas en las que el toro se quedó corto. Curro Sanlúcar ejecutó el tercio de varas mientas Chicharito guardaba la puerta. Con falta de humillación entró al caballo de Sanlúcar, que dejó una defectuosa primera vara. Ya en la segunda, que fue en el sitio, el toro salió suelto del peto. Toro sin convencimiento durante la lidia de Juan Sierra, falto de entrega en las banderillas de Manuel Escribano. Nada humillador, con la cara a media altura, con el viaje corto y sin entregarse fue el de Victorino en la muleta de Manuel Escribano, toro que brindó a Su Majestad el rey Felipe VI. Distraído, sin echarle cuentas a los chismes del torero de Gerena, que terminó porfiando ante la condición deslucida del cárdeno. Mató de estocada desprendida y fue silenciado.

“Escogido”, número 61, negro entrepelado, era el segundo de la tarde, primero del lote de Paco Ureña, que se revolvió en su capote pero mostró cierta humillación. Pedro Iturralde protagonizó el tercio de varas, dejándolo en distancia Ureña en la primera vara sin éxito porque el toro le hizo hilo. Ya en la ejecución de ésta, Iturralde echó bien la vara cogiendo bien a un animal que le empujó al peto. De largo también lo dejó el murciano en la segunda vara, en la que el toro respondió con tranco alegre y el piquero rectificó la colocación. Curro Vivas, de ciruela e hilo blanco, dejó el primer par de banderillas con efectividad, siguiéndole en suerte Álvaro López “Azuquita”, que pasó un trago con un toro que le cortó. Buen tercer par .Dejó Vivas ante la lidia de Pirri, que tuvo que administrar tiempo y terrenos ante la falta de fuerza del animal. Con el público y con el rey compartió el brindis Paco Ureña, que comenzó de forma torera su labor para proseguir con una serie ligada por la mano diestra en la que el animal se le quedó dormido en el remate y a punto estuvo de hacer por él. Porfiando en el tranco del astado siguió cruzándose el murciano, matando de estocada delantera al de Victorino, que tardó en caer. Ovación.

ureña 3

También serísima presencia tenía un tercero, primero del lote de Emilio de Justo, al que picó Germán González Barrera agarrándolo bien en la primera vara. En la misma cara clavó el primer par Morenito de Arles, dejando José Manuel Pérez Valcárce otro gran embroque, teniendo que tomar el olivo. Morenito de Arles cerró tercio asomándose al balcón de forma muy meritoria, siendo ovacionado por el tendido junto a su compañero Valcárce. Brindó al rey su labor. Aguantándole los derrotes al animal fue la proposición de Emilio de Justo, que le hizo frente a un toro con movilidad pero con ese defecto. Descompuesto el toro también por el pitón izquierdo. Toro encastado, con muchas teclas, al que mató de estocada trasera.

Emoción se vivió en la salida del cuarto de la corrida, astado que saludó de nuevo a portagayola Manuel Escribano y al que dejó una larga cambiada de rodillas y un ramillete de verónicas que puso en pie al tendido. Como un tren se arrancó al caballo que montaba Chicharito el animal, que dejó dos varas efectivas. Alegre se mostró el animal en el tercio de banderillas protagonizado por el propio torero. Lo cerró de forma perfecta Abraham Neiro “El Algabeño” a una mano en el burladero para cerrar el tercio. Emocionante fue el brindis y el inicio de faena de Escribano ante un toro que fue de más a menos en la lidia de Escribano. Porfió el torero sevillano con un animal al que intentó exprimir por ambas manos, llegando lo más artístico por la izquierda, pero la falta de celo y repetición del toro le impidió llegar arriba. Apuesta entregada del torero sin fruto. Silencio.

“Borrajito”, número 136, cárdeno bragado meano con 558 kilos de peso era el quinto, segundo del lote de Paco Ureña. Vicente González, de turquesa y oro, picó al astado. Víctor Hugo Saugar “Pirri” entró por delante en un toro que dejó en suerte Curro Vivas. Solo un palo pudo dejar Azuquita en su turno. A un amigo brindó Ureña, consiguiendo una primera tanda a diestras muy templada con un animal colocando bien la cara. Bajó la intensidad del trasteo a zurdas ante la falta de repetición del cárdeno. Mató de estocada baja.

ureña portada 0

“Tomillero”, de 550 kilos, fue el último toro de la Feria, para Emilio de Justo, que lo recibió doblándose con el capote. Soltando la cara, haciendo sonar el estribo se arrancó el toro. Descompuesto en su entrega el astado en el peto. Morenito de Arles lo lidió. Ángel Gómez pasó un quinario para banderillear al toro, haciéndole un grandioso quite José Luis Neiro. Pérez Valcárce también tuvo que sacar agallas para parearlo. No tomó vuelo el trasteo ante un animal difícil, complicado, que embestía de mentira y con el que anduvo voluntarioso y cruzándose el extremeño. Ovación tras estoconazo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Corrida extraordinaria de la Prensa. No hay billetes.

Seis toros de Victorino Martín. 

Manuel Escribano, silencio y silencio. 

Paco Ureña, ovación y silencio. 

Emilio de Justo, silencio y ovación.

El Muletazo y Javier Fernández-Caballero para Cultoro y Muletazo

Fotos: Luis Sánchez-Olmedo