UNA BALA DE COLT SE LLEVÓ LA VIDA DEL TORERO MANUEL CERVERA PRIETO por Julián Hernández Ibáñez

Diego Prieto Cuatrodedos fue un lidiador de buena escuela, poseía muchos conocimientos en su arte, con el capote dominaba las reses, jugaba, las burlaba, domaba su fiereza y las hacia autómatas a su voluntad.

Nacido en Coria del Río (Sevilla) el 28 de enero de 1856. En el planeta de los toros es conocido por el sobrenombre de “Cuatrodedos”, debido a que, siendo niño, sufrió la amputación del dedo anular de una mano.CMzSfgOWwAA7WuL

Diego Prieto llegó a Murcia como subalterno a la orden de Antonio Carmona “El Gordito” para dos corridas de toros los días 8 y 9 de septiembre de 1880. Como matador de toros se presentó en Murcia el día 12 de junio de 1884, festividad del Corpus. La corrida que se celebró en la plaza de toros de San Agustín,  no pasó a la historia por el juego de las reses. Ocho toros se jugaron ese día, cuatro a plaza abierta y otros cuatro a plaza partida. Chicorro, Cuatrodedos y Valentín Martín fueron los encargados de dar muerte a los toros, en un día frio, ventoso y desapacible.DFrpimLXUAQa2ge

Diego que no pasó de ser una figura normalita en el escalafón, se fue a hacer las américas, llevándose a un sobrino que tenía facultades más que estimables para aprender la profesión taurómaca. Y sobre este Prieto, llamado Manuel Prieto Cervera, contare un suceso trágico que le ocurrió en territorio norteamericano.Captura de pantalla (19)

A principios del siglo XX existía un torero yanqui llamado Carletón Bass, a quien ligaban vínculos amorosos con una mujer de su país, cuarentona, millonaria, natural de San Luis Missouri, donde poseía extensas propiedades. En una de las excursiones que Bass hizo a México la llevó con él, y allí conoció a Cervera Prieto, de quien se enamoró tan locamente que se desentendió de su compatriota, el cual tuvo, con tal motivo, serios altercados con su sucesor y con la dama, sin que las cosas pasaran entonces a mayores.

Quiso ella que su nuevo amigo torease en su ciudad natal, revolvió lo indecible para que las autoridades concedieran permiso para ello, hizo construir una Plaza de madera, llevó de México ganado para tres corridas y todo quedó dispuesto para su celebración, no sin que Carletón Bass procurase disuadirla, para que Cervera Prieto no fuera a torear, hasta el punto de amenazarle de muerte si se presentaba en San Luis.

No hizo caso Cervera de tal intimidación, el día designado para celebrar la primera corrida se llenó la Plaza de bote en bote, y lo mismo fue aparecer en ella los toreros, comenzaron a invadir el redondel numerosas personas de ambos sexos agitando banderitas de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, cuyos alborotadores no ocultaron su propósito de incendiar la Plaza en el caso de dar principio el espectáculo, y atemorizada la autoridad tanto por aquella manifestación interior como por la que se fraguaba fuera del circo, quedó suspendida la fiesta.

Cervera Prieto hubo de regresar al hotel donde se hospedaba, y al llegar a la puerta del mismo, donde le estaba esperando Carletón Bass, recibió de éste varios tiros de un revólver Colt, que le ocasionaron la muerte en el acto.

La enamorada repleta de dolor, se apoderó del cadáver, movilizó sus muchas y poderosas relaciones, gastó el dinero a manos llenas, no permitió, que practicaran la autopsia a su enamorado, ni que le tocara nadie, y al día siguiente le dió sepultura con el traje de luces que se había puesto para torear aquella corrida no verificada en San Luis de Missouri, pero que estuvo a punto de celebrarse en los últimos días de agosto del año 1903.

Captura de pantalla (21)Manuel Cervera Prieto, nació en Sevilla, no se tiene constancia de festejos donde interviniera en España, pues muy joven marchó a México, para comenzar como pupilo de su tío, el anteriormente mencionado Cuatrodedos. Se hizo de un nombre bastante importante de México, donde tomó la alternativa de manos de Ecijano, en la plaza de Bucarelli. No debió de ser cualquier cosa Manuel Cervera Prieto, pues intervino nada más y nada menos que en la despedida de Frascuelo en México.

Julián Hernández Ibáñez.    @julianhibanez