LOS DEL RÍO Y UNA ZARZUELA por Fran Pérez

Dice la canción de Los del Río eso de “Sevilla tiene un color especial……”  En el tema taurino, desde luego ese color se va perdiendo y está encaminada al triste monocromo de la decadencia de la fiesta que inunda nuestras plazas de la piel de toro, y valga decadencia, como pérdida del rigor y exigencia a la hora de valorar lo que sucede en el ruedo. Este 2018, la feria de Abril será recordada por el indulto de “Orgullito”, un excelente ejemplar en la muleta, que en manos de Julián López “El Juli” se magnificó. Pero un toro que responde con acometividad en la muleta no es un toro completo. La suerte de varas, esa suerte aniquilada en beneficio del triunfalismo y en contra de la tauromaquia, es esencial para determinar la bravura de un futuro reproductor. El ejemplar de “Garcigrande” indultado no cumplió en este apartado. En otros tiempos, al toro de Justo Hernández no le hubieran concedido ni la vuelta al ruedo en el arrastre. Así le pasó a “Jarabito” de Zalduendo en 1999, por ejemplo. Un animal que fue tremendamente bravo en varas y que sigue siendo recordado por los aficionados. No le hizo falta indulto. Ni a la gran faena de Emilio Muñoz ese día._ARJ6213 (1)

Pero del 99 al 2018 los tiempos han cambiado. Los públicos están contagiados de ese falso animalismo que nos quiere hacer creer que los animales son seres humanos y que solo les falta el habla. Hay que decir que los antitaurinos han jugado bien sus cartas. El público que fue de aluvión a la maestranza porque en feria hay que ir a los toros rentabilizó su entrada y se fue con la sensación de un judío cuando eligió a Barrabás. El tiempo nos dirá si se equivocaron o no con la elección, como el tiempo nos está diciendo que con “Arrojado” de Cuvillo, que manseó en la muleta de Manzanares, no estuvieron finos a tenor de los resultados de sus hijos en las plazas de toros ni con otros muchos, alguno hasta de rejones, indultado en una plaza cerca de donde les escribo.

La canción de Antonio Romero Y Rafael Ruiz sigue en su estribillo diciendo de Sevilla “……..sigue teniendo su duende…”  En el tema taurino valga duende como oportunidades para la gente de la tierra. ¡Que les dure! Si hay que hablar de dos nombres propios en la recién finalizada feria sevillana hay que nombrar a Pepe Moral y Pablo Aguado. El torero de Los Palacios se ha entretenido en cortar tres orejas. Dos a toros de Miura en la última del ciclo. Más que alguna figura que ha pasado por la feria con más pena que gloria. Pepe ha dado una gran dimensión que no se corresponde con los contratos que tiene firmados. El sector, como siempre, sigue cerrándole las puertas al que puede arrebatar el sitio de los acomodados. Lo que no le pueden negar a Moral es lo de no tener motivos para ocupar puestos en los carteles. Otra alegría fue ver el clasicismo de Pablo Aguado. Me encantó su forma de interpretar el toreo en la corrida de Álvarito Domecq. Clásico, elegante y torero, en estos tiempos encontrar elegancia cuesta mucho. Y encontrarla cuando la vida te ha dado un revés, casi imposible. Otro que tiene motivos para que no le dejen en su casa.

Dos sevillanos que bien podrían ser dos murcianos en una plaza que indultan toros hasta de rejones. Envidia sana. Sevilla cuida a sus toreros y estos responden de la manera que antes les relataba. Otra tierra no. Que aunque Rafaelillo ya haya vuelto a su sitio natural del que fue desterrado hace dos años, no se me olvida que un triunfador de dos ferias seguidas sigue sin pisar esa plaza y que otro con motivos suficientes para estar, no ha debutado de matador de toros. Ni a Moral, ni a Aguado, por la situación lamentable del sector, es posible que no les vayan a abrir las puertas, pero no les pueden decir eso de que “no te ponen ni en tu tierra

Es lamentable que eso se lo tengan que decir a Antonio Puerta y a Filiberto. Ojalá que pronto el “Canto a Murcia” valga en lo taurino en eso de “resplandece de hermosura toda la vega murciana” cuando por La Condomina pasen, toreen y triunfen merecidamente estos dos toreros.

Fran Pérez @frantrapiotoros