LA ILUSIÓN DE RAMÓN SERRANO

La ilusión es lo último que se pierde. Eso podrían decir un montón de novilleros que estos días entrenan como si fueran a torear mañana mismo, pero que en realidad, no saben cuándo les va a llegar la oportunidad. Uno de esos ejemplos es el novillero de San Javier, Ramón Serrano. Ramón, que debutó el pasado año con picadores en la feria de Murcia, espera encontrar oportunidades esta temporada para reafirmarse en promesa del toreo de la Región de Murcia. Al menos, y así debería ser, Ramón ha de estar anunciado en la novillada en la feria de Murcia, como triunfador el año pasado, si la empresa tiene a bien volver a seguir dando este festejo.

El de San Javier, que aunque fuera de la escuela de Murcia parece no salirse de su disciplina, tentó en el día de ayer en la finca “El Cotillo” de los Hermanos Collado Ruiz, al lado de su maestro Pepín Liria, que como saben, anda entrenado intensamente para llegar con facultades al día elegido, 10 de marzo, para volver a pisar de luces algunos ruedos españoles. Lo que ocurrió ayer no es flor de un día, ya que el novillero acude asiduamente a los tentaderos que realiza el de Cehegín, siendo en muchas ocasiones atentamente observado por el empresario de la plaza de toros de Murcia Ángel Bernal y su hijo. 

Se puede decir que Ramón, aprovechándose de tal circunstancia, es el novillero de la Región que más campo está haciendo en esta pre-temporada 2018.

Ojalá le sirva. Y que salga en los carteles pronto. De momento parece fijo en el festival de la asociación española contra el cáncer que cada año se celebra en la plaza de toros de La Condomina de la capital murciana y que organiza el empresario Ángel Bernal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Ramón Serrano y Jorge Alvarado