REY MAGO por Fran Pérez

Pastores-Navidad-1024x668Estoy seguro que esta Navidad se te habrá ocurrido mirar al cielo. Dejar de ser por un rato un infectado del consumismo y seguir, creas o no, como los pastores de Belén a la Estrella camino de lo que verdaderamente importa.

Tenemos la obligación de hacer una sociedad que valore, que respete y que ame. Los tuyos han de saber que los presentes no caen como el rocío de la mañana. Que detrás de ellos hay historias de esfuerzo, de trabajo e ilusión. Que es más bonito conseguir las cosas que pedirlas, sin olvidar, claro está, que en esta vida son necesarias las cornadas porque solo así se hacen motivos para volver a levantarse.

El mejor regalo no va envuelto en papel ni se pone debajo de un árbol. Ni tan siquiera lo puedes tocar. Llega cuando menos te lo esperas, limpio y hondo, como un natural a la vida que reconforta y hace que los corazones sean felices como un torero en su primera puerta grande de Madrid.

Ya no podía más. He tenido que sacar el tema taurino. Y es que cada cielo se pinta del color que cada uno quiere. En el mío, las estrellas se alinean vestidas de luces y hacen el paseíllo para dar muletazos y los cometas arrancan de largo al caballo y humillan por las constelaciones. Y cuando los astros brillan, sé que son olés de los que quiero.

Mis Reyes, más que magos son valientes. En esto del toro también tenemos que aprender a que la sociedad valore, respete, y el que quiera, ame a los que se enfundan el vestido de torear. Y eso es obligación de todos los que hemos bebido de la fuente de la tauromaquia desde pequeños, pero sobre todo, de los mismos que se ponen la taleguilla. El torero debe ser cercano, accesible y hacer ver que lo que hace delante de las astas del toro es algo que solo esos Reyes citados anteriormente pueden hacer. Y por supuesto, no perder eso fuera de la plaza. Torero fuera y dentro. Solo así llegará la admiración.

Como admirable debe ser criar al toro bravo. Un privilegio ser orfebre de la corona de sus majestades.

Este año, somos muchos los que con nuestro recuerdo vamos hacer que el mejor regalo llegue a su destinatario. Vamos a ser todo carteros reales para guiar a nuestro rey. Porque los taurinos este año no tienen un Melchor, un Gaspar y un Baltasar que valgan. El nuestro, no viene de Oriente. Del Norte, a lomos de la grandeza, ayudado por su paje Víctor. Sin oro, ni incienso, ni mirra, viene cargado de dos palabras mágicas para Mara.

En la noche del cinco al seis de enero del año que esta madrugada echará a andar, al oído de la princesa llegaran sones por pasodobles de amor, sostenidos con el cariño de todos. Su alteza Real Iván Fandiño entregará el mejor regalo. Un ¡Te quiero! sincero. De los que no se olvidan.Ivan_Fandino-600x450

Lo suyo siempre fue ir de la mano de la verdad.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Feliz año 2018 a todos los lectores de ElMuletazo.com

¡Viva la fiesta de los toros!