UREÑA CERCA DEL MAR (Vera, crónica de la corrida de feria, 24 septiembre)

20170924_185150¿Qué es la confianza? Pues esa que te hace ser tú. Esa que hace de la dificultad simpleza y del esfuerzo una sonrisa. Esa que conquista cuando no se conoce y que rompe barreras cuando parecen que son muros de carga.

Podemos afirmar que Paco Ureña está repleta de ella. Su manera de estar en la plaza vislumbra un mar de energía. Un mediterráneo cantado por Serrat, porque cerca del mar, en Vera, Ureña dijo que nació para capitanear el barco de la mano izquierda. Para poner bandera azul a la inmensa playa del toreo. Y hacer que los aficionados y los simpatizantes de la fiesta se bañen en ella.

Difícil fue el lote que le correspondió de la corrida gorda, descastada y podrida de Núñez de Tarifa. El tercero de la tarde, fue un toro complicado que desparramaba la vista y se cruzaba. Tras una lidia donde se lo hizo pasar mal a la cuadrilla. El de Lorca, con la suavidad de las manos del cantautor catalán antes mencionado tocando la guitarra, le despejó al toro las dudas y terminó sumido en la muleta del lorquino que lo toreó como si un Adolfo un uno de octubre embistiera por abajo. Toreo al natural de relajo exquisito con un final de faena donde la conjunción entre los naturales y un pase de pecho que dura como las pilas que anuncia el conejo hicieron que tras una estocada arriba el presidente no se resistiera a sacar los dos pañuelos a la vez. Dos orejas y otra clase magistral de toreo de Ureña que cortó otra oreja al sexto. Un sobrero zambombo de la misma ganadería al irse para atrás el titular por tener problemas en una mano. Firme Paco, sacó agua de un pozo seco, estando muy por encima del oponente y rematándolo de otra estocada entera de buena ejecución. Tres orejas, tres. En un mes de septiembre triunfal que debe tener esa guinda deseada tan difícil de conseguir pero tan ansiada de degustar el próximo domingo en lugar de Madrid de cuyo nombre nos acordamos todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la tarde de Vera “El Cid” estuvo inteligente y toreó con ganas de acierto a su lote. El segundo fue el mejor toro de los de Núñez de Tarifa y el de Salteras estuvo fácil resolviendo por los dos pitones y llegando a la galería con desplantes y caras de esfuerzo. Mató de buena estocada y cortó una oreja con petición de la segunda que el palco presidencial le negó. Con el quinto, consiguió mantener un toro flojo en pie con pases que no pasaran a la historia pero que en una plaza de tercera, y después de la merienda, valen una oreja.

Oreja la que cortó Curro Díaz al primero en una faena pintura pero sin llegar a apretarle a un toro noble. Hubo pases que parecían carteles de toros pero faltó consistencia para tal premio. Con el cuarto, el de Linares quedó inédito ante un descastadísimo animal que llegó a echarse cuatro veces delante de la muleta del torero.

Ficha:

Plaza de toros de Vera (Almería) Festejo de la feria de San Cleofás. Domingo 24 de septiembre de 2017.

Toros de Núñez de Tarifa, el 6º como sobrero, bien presentados, atacados de kilos, flojos, descastados y deslucidos.

Curro Díaz: Oreja y Silencio

“El Cid”: Oreja con petición de la segunda y Oreja.

Paco Ureña: Dos Orejas y Oreja

Entrada: Menos de media entrada

Por Fran Pérez @frantrapiotoros para elmuletazo.com

Fotos: elmuletazo.com

A %d blogueros les gusta esto: