LA ÚLTIMA PALOMA

A FOCOMe tomo la última paloma de la temporada satisfecho porque la empresa de la plaza de toros de Murcia nos lee. Fue el pasado domingo cuando desde esta sección denuncié el aspecto descuidado del palco de prensa de la plaza de toros. Y aunque la empresa, como dice la canción, ha ido despacito, el aspecto del palco en la última corrida de toros de feria ya era otra cosa. Han metido la manguera y han reforzado los asientos con unas fundas. Es de agradecer. Mi aplauso por ello. Ojalá este sea el inicio del cambio hacía una Murcia mejor, y que además de arreglar los aspectos estéticos se empiece también a construir lo que se ve en el ruedo, y a sembrar para que la gente se acerque a la taquilla. En lo que les pueda ayudar, me ofrezco voluntario. Si el equipo de Don Ángel necesita ideas y se siente con fuerza para levantar La Condomina, no tengo reparos para ello. Siempre pondré una condición, mi libertad. De momento solo queda desearles un buen final de feria, que las pérdidas no sean muchas, y que Dios nos cuide para que el año que viene volvamos a estar allí.IMG-20170912-WA0012

Harto de la monotonía orejera, aunque me pusieran el palco de prensa de gala, le puse los cuernos a Murcia con Albacete. Así que mis posaderas disfrutaran de las nuevas fundas el año que viene. Entiendo que la prensa nacional ya no baje a la tierra del Segura y se quede prendada de lo que acontece en “La Chata”. ¡Vaya Ferión”! Un ejemplo donde mirarse. Sin duda. Gran corrida de toros de Alvarito Domecq. Seis de Seis, con uno de bandera. “Sabor” de nombre. Precisamente eso es lo que siente uno al ver toros en Albacete, sabor a una tarde toros autentica que eso es lo que se echa de menos en Murcia. Y dentro de una tarde con gusto, no puede faltar paladear al mejor torero del momento. Que me disculpen los demás. Me destoco ante todo aquel que tiene la osadía de enfrentarse a un toro. Me destoco dos veces si además es murciano y lleva el nombre de mi tierra a todos sitios.

Pero iluso de mí, torista talibán de siempre, ahora soy fanático empedernido de la sinceridad evolucionada en corazón torero. En entrega que ruboriza pieles. En valentía que estremece huesos. En pureza que eclipsa pupilas. En verdad que choca manos, en alegrías que bañan mejillas. En abrazos que son sueños.

No les descubro nada. Soy Ureñista. Y muero por verlo en la plaza con esa majestuosidad de los grandes, que llena escenas y habla con la mano izquierda. Que hace volar la imaginación en cada pase a la caricia del amor verdadero. Y que torea de frente como el humano debe afrontar los problemas. Paco Ureña no torea. Enamora. Qué difícil es llegar a eso. Y que suerte poder verlo.getfile (6)

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: