EL CÉSAR MILLÁN DE LOS TOROS (Murcia, crónica de la 2ª de feria 2017, 11 septiembre)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Definitivamente Enrique Ponce merece un programa de televisión. Sus actuaciones son guiones preparados donde el triunfo siempre sale en el desenlace. Es el de Chiva el César Millán de los toros. El encantador de chotos. No soy malo. Lo cierto es que la corrida de Algarra en la segunda de feria estuvo mejor presentada que la de ayer pero lejos del toro que exige esta plaza. Peritas en dulce toreadoras para no dar problemas. El toro moderno que le dicen. Ante esta situación, Ponce tiró de su varita mágica, o de muleta extensa y pico largo, para encandilar a los que fueron a Murcia a cumplir con la tradición de comerse el pastelico de carne. Para él fue el toro más colaborador del encierro. Un buen animal de Luis Algarra de nombre “Triguero” que empujó en el caballo y que llegó a la muleta con clase. Ponce no se pudo resistir, nunca lo hace, y cuajó al animal con su particular estilo por ambos pitones, en tandas ligadas de muletazos que fueron a más y morisquetas desajustadas que gustan, y de qué manera, al público. La obra estaba hecha. El objetivo cumplido. Eran muchas las señales que indicaban que Ponce indultaría su toro número 50 en Murcia. Y estuvo a punto. Porque hubo petición con éxtasis para que eso pasara. Pero el torero tiró de sinceridad, y en un gesto que le honra, se tiró a matar al toro consciente de que un buen producto no es un toro bravo. Recetó una estoca arriba entera y fue premiado con las dos orejas y el rabo, mientras que “Triguero” tuvo el honor de la vuelta al ruedo. Antes el valenciano estuvo de enfermero con un toro con poca clase y sin trasmisión con el que el pico volvió a reinar y la gente a volverse loca cuando se tira de rodillas a torear. Dio un pinchazo y una estoca entera y saludó una ovación.

El Juli cortó la primera oreja de la tarde. Fue el segundo un animal noble con el que el madrileño no encendió la mecha con su particular toreo descargando la suerte. Consciente de ello tiró de efectismos, con circulares y pases de pecho mezclados con caras de esfuerzo para la galería que le hicieron salir del sueño. Mató de media estocada, con su fea manera de tirarse a matar, que fue suficiente para que el toro doblara y le pidieran una oreja generosa que un palco de rebajas concedió. Con el deslucido quinto, Juli trató de sacar partido a un animal que nunca se entregó. No levantó el vuelo el trasteo, que tras un pinchazo, media estocada y dos descabellos la gente lo vio merecedor de una ovación que el matador saludó.

Cayetano salió a por todas en el tercero, recibiéndolo con dos largas cambiadas en el tercio y verónicas rematadas en los medios con una media de rodillas. Cuidó el pequeño de los Rivera al toro en el caballo y realizó un quite vistoso por tafalleras de buena ejecución. Luego en banderillas Iván García y Alberto Zayas se gustaron con los palos. Con la muleta siguió el tono de entrega de Cayetano comenzando la faena de rodillas, estando a la altura de un animal colaborador que le dejó dar muletazos logrados por ambos pitones con empaque y gusto. Basó la faena más por el pitón derecho, terminando su labor con molinetes para terminar de atar el triunfo. Mató de entera al segundo intento. El animal tardó en caer y el premio se quedó en una justa oreja. Con el sexto, deslucidote y sin transmisión, el torero nos ahorró el sopor quitándoselo pronto de encima con cuatro pinchazos y una estocada defectuosa.

Ficha:

Plaza de Toros de ‘La Condomina’. Lunes 11 de septiembre. Segunda corrida de abono.

Toros de Luis Algarra, justos de presentación, nobles y con opciones. Destacó el cuarto, ‘Triguero’, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Enrique Ponce: ovación con saludos y dos orejas y rabo.

Julián López ‘El Juli’: oreja y ovación con saludos.

Cayetano: oreja tras aviso y silencio.

Entrada: Menos de tres cuartos de entrada.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Toromedia

A %d blogueros les gusta esto: