“RAFAELILLO” GANA EL MANO A MANO DE MURCIANOS EN CEHEGÍN

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando las cosas se trabajan bien lo normal es tener un buen resultado. Sin duda, para la corrida de la feria de la Virgen de las Maravillas en Cehegín así ha sido. Todo el mundo volcado para que el estreno de los toros de la A con asas en la plaza de toros del pino fuera un éxito. Y lo fue. Casi tres cuartos del aforo cubierto para ver un interesantísimo mano a mano entre los dos hijos prodigos de la plaza de toros de Murcia, Rafael Rubio “Rafaelillo” y Antonio Puerta.

Al inicio del paseíllo sonaron los acordes del himno nacional de España que enloquecieron al generoso público que tuvo la cortesía de comprar su entrada. Un ambiente extraordinario que el primero de la tarde calmó. Fue este Miura un animal flojo al que Rafaelillo recibió animoso con el capote pero que pronto se vio que el de Lora del Río no tenía la fuerza necesaria como para estructurar una lidia de emoción. Con un picotazo, el toro llegó a la muleta parado y la sabiduría del de Murcia con los toros de este hierro hizo que la cosa no fuera un desastre. Brindó este trasteo a su contrincante de la tarde, Antonio Puerta, y al empresario del festejo, Alberto García de Tauroemoción. Rafaelillo sacó lo bueno del toro, que tenía un pitón izquierdo más potable. Mató de pinchazo y entera algo caída y saludó una ovación desde el tercio tras una leve petición de oreja.

El segundo creó el caos. Un complicado animal de Miura que puso en pies para que os quiero a la cuadrilla de Antonio Puerta. La lidia fue un circo y el animal llegó con complicaciones a la muleta. No lo vio claro el de Cehegín que tras unos primeros muletazos decidió irse a por la espada entre los pitos de sus paisanos. Con la espada también hubo total desconfianza, y la división de opiniones entre los partidarios y los neutrales se hizo evidente en el tendido.

El tercer Miura fue un buen toro. Bonito y de capa castaña, como los Miuras de antes, el de Zahariche se movió con alegría y puso el triunfo en bandeja a Rafaelillo que lo recibió bullidor con el capote, terminando de hinojos en lo que pareció una media de rodillas. “Ballestero” como así se llamaba el animal, hizo pelea de bravo en varas. Un gran tercio ejecutado por Agustín Collado que fue muy ovacionado. En la muleta, el animal dio embestidas buenas que se acrecentaban cuando Rafaelillo le acortaba la distancia. Se relajó y muy torero dejó tandas ligadas con la derecha que provocaron la pasión en los tendidos. Con la garra que le acostumbra, dejó un final de faena muy para el público y tras una estocada entera fue premiado con dos justas orejas mientras el de Miura recibió palmas en el arrastre.

El cuarto salió con ímpetu de chiqueros. Derribó a la cabalgadura titular y fue picado por el que del castoreño que guardaba la puerta. El de Miura fue excesivamente picado. El matador, más confiado en esta ocasión, intentó sacar partido de un toro que acusó el castigo en varas. El toro calamocheaba mucho y soltaba la cara al final de cada muletazo. Antonio tiró de voluntad e hizo sonar la música en pasajes donde no hubo lucimiento. La espada no le funcionó. Tres pinchazos y dos descabellos atronaron al toro y los pitos se hicieron presentes.

Rafaelillo terminó de redondear su tarde con el quinto. Lo recibió en un vibrante saludo capotero con la pierna flexionada que encendió de nuevo la mecha de la tarde. Este toro fue lidiado perfecto por Carlos Pacheco y banderilleado sublime por Pascual Mellinas.

Tiró Rafaelillo de su libro para torear Miuras y se subió encima literalmente de un noble animal, haciéndole de todo en un trasteo que el público vivió con intensidad y que su punto fuerte llegó en dos circulares eternos que causaron impacto. Con las dos orejas otra vez en la mano, la primera estocada fue muy fea. Al segundo intento mató como si no hubiera un mañana dejando un estocadón que acabó con el noble Miura. Le pidieron las orejas pero el premio se quedó en una y palmas para el noble Miura.

El sexto fue recibido muy bien por Antonio Puerta. Este animal fue flojo de remos y además le dieron con saña en el caballo. El tercio de banderillas de Antonio López “El Charra” tuvo poder y saludó una ovación. Puerta llegó espoleado por el triunfo de su compañero Rafael al que brindó la faena de este toro que se vino arriba en la muleta. Antonio, decidido, le dio dos tandas por la derecha muy jaleadas por sus paisanos. El trasteo se basó en la mano derecha y dejó ganas al público de ver al toro por el pitón izquierdo. Falto de ajuste, remató el trasteo con dos tandas más por la diestra y se fue a por la espada para dejar dos pinchazos que acabaron con el Miura y que desencadenaron una petición cariñosa del público que acabó en oreja.

Ficha del festejo:

Plaza de Toros de Cehegín, Sábado 9 de septiembre. Corrida de feria de la Virgen de las Maravillas 2017.

Toros de Miura, correctos de presencia y nobles en líneas generales. El 3º, el mejor.

“Rafaelillo”: Ovación con saludos, Dos Orejas y Oreja.

Antonio Puerta: Silencio, Pitos y Oreja.

Entrada: Tres cuartos de entrada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Equipo de El Muletazo @elmuletazo

Fotos: Laforet