Los toros de Miura que esperan a Rafaelillo en el cierre de San Isidro

El mejor colofón a una Feria de San Isidro que ha ido de menos a más sería que el broche de oro lo pusiese la esperada corrida de Miura que cierra el ciclo.  Un corridón de toros para un experto en la materia. Y es que el binomio Rafaelillo-Miura es sinónimo de emoción. En los últimos años es casi un axioma de la tauromaquia que si Rafaelillo no es capaz de sacarle partido a un Miura,  nadie más es capaz de hacerlo.

Junto a el murciano actuará, para conmemorar el 175 aniversario de la ganadería, el sobrino de los ganaderos Eduardo Dávila Miura, un auténtico experto como demuestra cada vez que reaparece con los toros de hierro familiar. Cerrará el cartel Rubén Pinar, en su mejor momento, hecho en la casa de Nazario Ibáñez y conocido por la afición murciana al haber nacido en la vecina Tobarra (Albacete). Los ingredientes no pueden ser mejores.

La corrida que han reseñado los hermanos Miura es una “tía”, como pueden ver en las fotografías de J.J. Diago cedidas por nuestros compañeros de Pureza y Emoción para los lectores de El Muletazo.

SEISCINCOCUATROTRESDOSUNO

Pedro M. Mellinas @PedroMMellinas

A %d blogueros les gusta esto: