“Otra vez la espada” (Aguascalientes, crónica de la actuación de Ureña)

C_L5m9aVoAA9uqWEl torero caro, el de verdad, el que se expresa con el corazón, cala hondo en todo el mundo. Aguascalientes fue testigo, en su penúltima corrida de la feria de San Marcos, del mejor toreo salido del pecho de un torero murciano irradiado hasta sus muñecas. Ureña en la ciudad hidrocálida volvió a dar muestra de esa pureza condensada en un fino cuerpo humano y de cómo perfuma los tendidos de una plaza de toros y te hace ser feliz de ser aficionado. Con el primero de su lote entusiasmó, en una faena en la que se fue haciendo con las embestidas de “Guantero”. El lorquino consiguió dar tandas de derechazos ligadas que calentaron al público, para seguir haciendo las delicias de los aficionados cuajando al toro por soberanos naturales lentos y cadenciosos, rematando los muletazos hasta el final. Terminó la faena con una tanda donde un pase de pecho interminable final hizo temblar los cimientos de la plaza de toros monumental. Mató al toro de una estocada desprendida que necesitó un golpe de verduguillo para rematar al animal y el posible trofeo se quedó en una ovación desde el tercio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con “Zorrito” el segundo de su lote, quinto del festejo, Paco Ureña lo dio todo. Recibió al toro con dos faroles de rodillas para terminar cuajando una serie de verónicas de mucha enjundia que gustaron mucho al respetable. Siguió manejando el capote con gusto en un quite por chicuelinas de manos bajas con sabor, con mucha expresión y que fueron toda una sorpresa. Comenzó la faena con ayudados por alto para luego dejar derechazos siempre de mano muy baja y haciendo sacar al toro lo mejor de sí. Por el pitón izquierdo, el toro de Montecristo se le pensaba más y Ureña mostró firmeza para terminar sacando pasajes de gran altura. Pero cuando todo estaba predispuesto para un triunfo rotundo, el lorquino volvió a fallar con la espada y perdió las orejas. Y es que sin duda, la espada es su gran talón de Aquiles. Ojalá, para el fuerte compromiso de Madrid, vuelva a cogerle el aire y que la tizona no sea un impedimento para su triunfo.

Abrió la tarde Diego Urdiales, que mostró entrega en el primero del festejo, un complicado animal de Montecristo, con el que Urdiales realizó una faena corta pero entregada y llena de detalles de mucha torería. No estuvo fino con la espada y saludó una ovación. Con el cuarto, otro difícil ejemplar de Germán Mercado, Urdiales no estuvo a gusto. Es por eso que pidió un sobrero de regalo con el que el riojano estuvo más entregado, con un animal áspero pero con movilidad con el que dejó sello en un inicio de faena por bellos doblones que fueron cantados por un publico agradecido. En la segunda tanda el toro se lo echó a los lomos sin consecuencias. Espoleado por la voltereta, Urdiales dejó lo más arrebatado de su actuación entre le clamor del público con tandas de naturales ligados con empaque y personalidad. Mató de estocada desprendida y fue premiado con una oreja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juan Pablo Sánchez, que cerraba el cartel, realizó una faena basada en el pitón derecho al tercero, con tandas ligadas sin muchas apreturas que fueron jaleadas por sus paisanos. Por el pitón izquierdo, con más que torear, no le puso muchas ganas. Pinchó y saludo desde el tercio. El sexto, un toro muy deslucido, llevo al traste las ganas de agradar del torero local.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ficha:

Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes (México) Penúltima de la feria de San Marcos. Sábado 6 de mayo de 2017.

Toros de Montecristo, de buena presencia y desiguales de juego.

Diego Urdiales: Ovación con saludos, Silencio y Oreja en el toro de Regalo.

Paco Ureña: Ovación con saludos y Ovación con saludos

Juan Pablo Sánchez: Ovación con saludos y Silencio

Entrada: Media Entrada

Por Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Diego Estrada y Abril Rábago

A %d blogueros les gusta esto: