El Rey de la Fiesta

Estos días de Semana Santa, donde las calles se llenan de estandartes y fervores por amor y fe a Dios hecho hombre en la tierra, nos ha dado por comparar en que sería de la tauromaquia, si ese amor y fervor existiera por el rey de la fiesta, que no es nada más y nada menos que el TORO.

Por desgracia, en la nueva tauromaquia que nos han impuesto desde el sector taurino, el toro ha quedado en un segundo plano. Todo un golpe de estado en el corazón de los aficionados que todavía seguimos siendo monárquicos. La república de las figuras quiere un toro dócil y casi domesticado que hace perder a la fiesta su verdadera esencia.

El toro debe dar miedo y el toro debe hacer que el público respete al que se pone delante de él, como algo que no está al alcance de todo el mundo y que puede perder la vida por su valentía. De ese principio sale la emoción. Algo que hoy por hoy casi ha desaparecido de las plazas. Y de la emoción salen las ganas de volver a sacar una entrada.

Pero si nos encontramos un animal mermado, que ha sido manipulado y en gran cantidad de ocasiones produce pena, la decepción inunda al aficionado y hace que cada vez se hable menos de toros, que abandonen las plazas, para sumir la fiesta en una burbuja irreal de caras bonitas y clavel que tiene el futuro muy negro.

Afortunadamente, dentro de la república de las figuras, todavía quedan pueblos que muestran resistencia y siguen siendo fieles al toro. Uno de los estandartes toristas más queridos pasta en la ciudad sevillana de Constantina.

En “Dehesa Frías” los toros de la señora, ahora de los señores herederos de Doña Dolores Aguirre Ybarra, pastan esperando los compromisos de esta temporada de 2017, donde se cruzarán con nuestro paisano Rafael Rubio “Rafaelillo”.

La vuelta a Madrid de los Atanasios sevillanos ha levantado tremenda expectación. El lunes 5 de junio, dentro de la semana torista de la feria de San Isidro, las puntas y el toro tal y como salió del vientre de su madre saldrán a escena. Una escena que esperamos que sea fructífera para Rafaelillo. Y es que los de Dolores Aguirre en la feria de San Isidro siempre han dado grandes triunfos. Recordamos aquellas tardes de José Pacheco “El Califa” que han quedado en la historia de la tauromaquia.

Para abrir boca les dejamos las “pinturas” que están preparadas para esta temporada en la finca sevillana, alguno de ellos con destino a Las Ventas, y que nos darán aire fresco en estos tiempos de contaminación taurómaca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Francisco José Díaz, William Lucas y Stephan Guin

A %d blogueros les gusta esto: