¡QUE CANTE FRANCISCO, Y QUE TOREE! (Crónica 15 de Marzo, Feria de Fallas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Valencia, la tierra de las flores, de la luz y del amor. Algo así como el toreo de Paco Ureña, de naturales que hacen florecer a la pureza, de luz clara y precisa que te reencuentra con eso que a veces es tan difícil de encontrar, y que cuando sale, hace arder corazones apasionados, hace saltar almas que se encontraban vacías y hace que la emoción se convierta en esa gota de felicidad que sale de los ojos de una guapa fallera y recorre sus mejillas como agua fresca de marzo en la nit de la cremá. Es la felicidad plena. Es la satisfacción de un reto conseguido. ¡Qué leches! Es encontrarse con el toreo. Con el toreo puro y duro. Sin aditivos. A pelo.

En la víspera del día de la plantá. Paco Ureña sembró sobre el ruedo de la plaza de toros de la calle de Játiva, motivos. Motivos para no perderse una tarde suya en esta temporada. Un maestro del toreo, de cincel fino por muleta, que puso la base de madera con un sensacional recibimiento capotero al segundo de la tarde. Sorpresa, sorpresa. Que callen algunos que decían que este torero no tenía capote. Lo tiene. Y por detrás pone #SutullenaYa

Se arrebujó con el Jandilla, dejando una media de remate que adelantó la primavera. Llevó el toro al caballo con primor, con chicuelinas al paso donde el la chispa de lo divino apareció por momentos. Se enceló el buen Jandilla con el jaco, y se dejó más de la mitad de su juego apretando al caballo derribado. Aun así, y con el toro medio gastado, la Falla por faena de Ureña fue magistral. Una Falla con “Ninot indultat”, en este caso nuestro “Chiquet Indultat”, porque fue brindada a nuestro “Adrián”, que estas Fallas está toreando en otro ruedo, donde no nos cabe la menor duda, que saldrá por la Puerta Grande.

¿Sole que le diste de comer? ¿Dónde metió este chico la mano izquierda? Su trazo al natural es obra de Dioses. Hubo un ramillete de naturales de frente que Valencia no verá más esta feria. Naturales con sabor y recuerdo a rubio maestro, fuente paisana de inspiración. Hubo conjunción y ajuste por la derecha, pero sin duda, la faena estuvo sustentada por esa mano que compra cortijos y que hace aficionados.

Una estocada algo desprendida remató la gran obra. Pero el toro se mantuvo en pie, cuando los pañuelos salían a raudales por los tendidos. Dos descabellos lo atronaron. Y pese a ello hubo una fuerte petición de oreja que el presidente no atendió. La vuelta al ruedo supo a premio de falla ganadora.

Con el quinto, más complicado y con mucho que torear, Ureña no lo dudo. Puso firmeza y valor para terminar haciendo al toro embestir, en una faena menos señorial pero igual de labrada, en la que hubo conjunción por los dos pitones y arrimón, cuando el toro dijo basta. Lo mató de una estoca entera de efecto fulminante que le valió una oreja. Una oreja con sabor a Puerta Grande.

Abrió la tarde David Mora, con un toro de muy buena condición de Vegahermosa, el mejor del encierro, con el que estuvo como esa gaseosa abierta de días y que terminas tirando al sumidero. Faltó gas, esas burbujas que hacen que el tendido responda. Y no es que David estuviera mal, es que el toro tenía condiciones para estar mejor y el tono medio de la faena no convencía a los que pensaban que había tono para obra maestra. Al final de la actuación, con un David Mora desacertado con la tizona, hubo división de opiniones. Un toro este primero, banderilleado excepcionalmente por Ángel Otero. ¡Qué privilegio tener banderilleros así en la cuadrilla!

El Cuarto, muy flojo y deslucido, no propició el lucimiento.

Javier Jiménez es un caballo desbocado. Sus ganas por triunfar son indudables, pero quizá le hacen falta unas riendas que calmen ese ser salvaje. Con el tercero no pasó de voluntarioso con un animal de poca fuerza y trasmisión.

Pero el sexto fue un buen animal, que pedía temple y cabeza en lugar de locura y rapidez. Entiendo que no debe ser fácil empezar una temporada en la que se tienen muchas esperanzas puestas en ti, la presión debe ser tremenda, pero hoy Javier ha perdido un poco la confianza que los aficionados habían puesto en el esta temporada. Pero como esto es tan impredecible, este en Sevilla cuaja un toro y otra vez en el lio. Para contribuir a ello deberá mejorar el uso de la espada.

La tarde tuvo solo un tono. Con el que comenzaba la crónica, Valencia, es la tierra de las flores, de la luz y del amor. ¡Que cante Francisco, y que toree!

Ficha:

Plaza de Toros de Valencia, miércoles 15 de marzo de 2017.

Toros de Jandilla (2º, 3º, 4º y 6º) y Vegahermosa (1º y 5º) De variado juego. Buenos 1º y 2º. Complicado el 5º, Interesante el 6º y deslucidos 3º y 4º.

David Mora, silencio y silencio tras aviso

Paco Ureña, vuelta al ruedo tras aviso y oreja

Javier Jiménez, silencio y palmas

Entrada: Un tercio.

Se desmonteró en el primero de la tarde Ángel Otero.

Por Fran Pérez @frantrapiotoros en directo desde Valencia para ElMuletazo.com

Fotos: Toros Valencia