Ponce también lo borda en sus declaraciones tras su faenón

Ponce, tras cuajar un faenón de rabo pero sin espada en el cuarto de la tarde de ayer en Zaragoza, comentó que “es una pena. La verdad que estoy todavía caliente por haber pinchado al toro. He entrado bien a matar, muy derecho, pero he topado en hueso las tres veces. La verdad que ha sido una faena mágica. El toro ha tenido el único defecto de no humillar a veces por el lado derecho y lo he ido haciendo poco a poco, he estado muy entregado y he puesto el alma en cada muletazo, ha sido una de esas faenas bonitas. Creo que se hubiese pedido el rabo si lo mato a la primera. Ha sido una faena feliz, no puedo pedir más a Dios y se la quiero dedicar a un torero que dio su vida: a Víctor Barrio, que dejó de manifiesto la dureza que tiene esto. Entregó su vida por una pasión, como para que vengan ahora a decirnos nada, con esa mala educación. Debería caerse la cara de vergüenza a los antitaurinos que realmente son bestias”.

A %d blogueros les gusta esto: