Otro Victorino indultado en Illescas en la llamada “corrida total”

[Img #10014]La “corrida total”, con una revalorización de los tres tercios, tenía lugar ayer tarde en la plaza de toros toledana de Illescas. Hacían a las cinco en punto el paseíllo Cristian Escribano, Raúl Rivera y Gómez del Pilar.

 

Hasta tres varas se llevó el primero de Victorino, un toro bravo en los primeros tercios al que le meció templadísimo Cristian Escribano el capote a la verónica tanto en los lances de recibo como en el quite. Fue a más el animal en la muleta del toledano, consiguiendo tandas importantísimas por ambas manos ante un toro que, de salir en cuarto lugar, hubiese sido premiado con el indulto. Tres series de naturales hubo para enmarcar, así como los molinetes y adornos finales antes del estoconazo. Se le dio entre una ovación clamorosa la vuelta al ruedo al toro en el arrastre y se premió al torero manchego con el doble apéndice.

 

Al segundo se fue a por él a la puerta de chiqueros Gómez del Pilar en un inicio que enlazó con buenas verónicas. Dos varas recibió el noble animal, que descabalgó al piquero. Instrumentó el toledano una faena pulcra donde faltó conexión con el tendido. Toreó con sumo gusto y poso por ambas manos, algo que se fue al traste cuando la espada le hizo guardia. Fue ovacionado.

 

Raúl Rivera perdió a espadas en el tercero una faena donde la voluntad y las ganas de agradar se impusieron. Pero luego se difuminaron según avanzó su trasteo tras fallar estrepitosamente con espada y descabello. Silenciado.

 

En el cuarto, Cristian argumentó una obra simplemente de alta nota donde de nuevo el tercio de varas muy lucido fue el gran preludio del trasteo. Se llevó dos varas desde el centro del platillo y donde Javier Ambel tuvo que saludar tras un par de altos vuelos. Llegó lo mejor previo a entrar a matar, en tres series de naturales cuajadas muy de verdad, así como los de pecho de salida. Rugió la plaza, cuadró el joven la muerte y el fandango interrumpió la suerte. Tras las palmas dejó tres pinchazos, ovación para el toro y torero.

 

El quinto ya mostró buen son de salida y también dio juego en el tercio de varas, llevándose tres varas desde lejos, aunque siendo mal picado. Brillante fue el tercio de banderillas protagonizado por Raúl Martí y Alberto Zallas, que se tuvieron que desmonterar tras él. Una auténtica borrachera de toreo caro, bueno y de auténtico lío fue la que montó el torero. Se lo pasó cerca por ambas manos y disfrutó el toreo al natural Gómez del Pilar ante un animal siempre a más, que se ganó la vida. Brindó el toro al ganadero de Galapagar. Deslumbró Noe con una felicidad extrema cuando simuló la muerte del número 60. Dos orejas y rabo simbólicos.

 

Raúl Rivera dejó dos varas al sexto, en el que se desmonteraron Alfredo Cervantes y Raúl Cervantes. Selló una faena de más a menos donde las dos primeras series a diestras calaron fuerte como el comienzo por bajo. Fue a menos y la brillantez del principio se tornó en silencios contenidos. La voluntad subió el diapasón del final con un epílogo donde el paisanaje apareció para sacar a hombros al torero. Tras pinchar de primeras y agarrar una buena estocada, cortó dos orejas que devalúan otros méritos anteriores.

 

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de toros de Illescas. Corrida de toros. Tres cuartos de entrada.

 

Seis toros de Victorino Martín, de vuelta el primero; el quinto, de nombre “Platónico”, premiado con el indulto. 

 

Cristian Escribano, dos orejas y ovación. 

 

Gómez del Pilar, ovación y dos orejas y rabo simbólicos. 

 

Raúl Rivera, silencio y dos orejas. 

 

IGNACIO RUBIO (De cultoro.com para elmuletazo.com)