Carretero, al que apoderó Antonio Soler, triunfa en Algemesí

Tras verlo torear en Hellín, de donde es, Antonio Soler se ofreció a carretero para apoderarlo. Tras triunfar en Calasparra, por razones que desconocemos, aquella relación duró lo visto y no visto. El manchego apuntaba excelentes maneras en la plaza y ayer dio una gran tarde de toros en Algemesí. El novillero se mostró muy firme y muy seguro, manejando los engaños con buen gusto y corriendo bien la mano en sus dos oponentes. Entendió a la perfección a su gran primero, ejecutando una labor con ritmo e intensa de principio a fin. Dejó una estocada, empleó el descabello y paseó dos orejas de ley. Impactante debut. Luego, a su segundo, que sacó menos fuerza, se paraba y protestaba más en sus embestidas, lo entendió bien y se puso en un sitio en el que los animales acometen por obligación. Sin embargo, en éste manejó con poco tino los aceros y su labor se quedó sin premio.

 

El mundo del toro es así. Tienes un diamante en bruto y te falta paciencia para pulirlo.

A %d blogueros les gusta esto: