Bernal hace las veces de apoderado ¿Lo será el año que viene?

Llamó poderosamente la atención y se percató no solo la gente que estaba en el callejón, sino en los tendidos. Ángel Bernal se convirtió tanto en el primer toro como en el segundo en la sombra de Antonio Puerta, a quien le hablaba desde el callejón. Que Puerta se iba a los tendidos de sol, pues allí junto a las tablas estaba Angelito. Que Puerta no veía clara alguna cosa, allí se escuchaba la voz de Angelito.

 

El director de la Escuela Taurina y paisano de Antonio estuvo, pero su labor no fue otra que quedar en segundo plano. Quien dirigía a Antonio era Ángel Bernal y más de uno nos preguntamos si esta circunstancia tendrá continuidad. Puerta no tiene apoderado y aunque el empresario de Murcia ya pudo apoderarlo  cuando era novillero con caballos y no quiso, siempre ha manifestado que si vuelve a llevar a otro torero debe estar entre los 15 primeros del escalafón. También es cierto que al de Cehegín le habló en un festival en Murcia el “vetador” Reverte, y aquello no quedó en nada.

A %d blogueros les gusta esto: