Rafaelillo corta una oreja en Nimes y roza la Puerta de los Cónsules

[Img #9751][Img #9752]Rafaelillo entró a última hora en la Feria de la Vendimia de Nimes en sustitución de David Mora. También lo hacía por la misma vía Juan Bautista por Roca Rey. Les acompañaba en el cartel Miguel Ángel Perera frente a un encierro de Puerto de San Lorenzo. El murciano revalidó el excelente cartel con el que cuenta en el país vecino, a base de torear con poder y calidad. Reproducimos a continuación a la crónica de nuestro compañero Emilio Méndez, que cubrió el festejo en la plaza de Los Cónsules para Cultoro y El Muletazo.

 

Manseando salió el primero de Puerto de San Lorenzo, que no acometió al caballo. Dejó de inicio capotazos de tanteo Rafaelillo. El toro se complicó en banderillas y, ya muleta en mano, Rubio a base de oficio y poder se dobló en el inicio para imponerse. Logró muletazos de mucha calidad en un trasteo de oficio. Importante nivel, ya que por momentos le bajó mucho la mano. Se pudo ver a un Rafaelillo más asentado y relajado, corriendo bien la mano por el derecho. Metió la espada un punto desprendida para obtener la primera oreja de la mañana.

 

El segundo de la mañana fue un toro bueno, con cierta bravura de El Puerto. Lo saludó Bautista con temple a la verónica, rematando soltando la punta del capote de forma elegante. Mucha técnica imprimió en el inicio muleteril, especialmente uno en redondo en el que emocionó al tendido. Fue subiendo de intensidad por ambas manos la faena para terminar con una estocada recibiendo para obtener las dos orejas y la vuelta al ruedo al toro de El Puerto de San Lorenzo.

 

El toro que le correspondió a Miguel Ángel Perera fue complicado, mansurrón, con cierto peligro de capote. Lo intentó con la muleta a base de oficio, pero sólo pudo dejar momentos bellos aislados cuando, además, molestaba el viento. Falló con el acero y fue silenciado.

 

Se partió una mano el cuarto tras el encuentro con el caballo, por lo que fue devuelto y sustituido por un sobrero del mismo hierro, protestado de salida por un pitón escobillado. Fue complicado. Muleta en mano, lo intentó Rafaelillo doblándose con el toro y tratando de someterlo, pero éste no se dejó pero el tendido reconoció la labor y esfuerzo del murciano. Palmas.

 

El toro que le correspondió a Bautista, también se lastimó una mano de capote, por lo que fue devuelto a los corrales. El segundo sobrero correspondía al mismo hierro. Se impuso Juan con la muleta a un toro que no regalaba nada. Logró el francés muletazos buenos en una faena que fue más de oficio y de voluntad. Metió la espada, descabelló elegantemente y se pidió el trofeo, concedido con leves protestas.

 

El sexto de la tarde se rompió la mano izquierda en los primeros compases de su lidia, por lo que fue sustituido por un sobrero de la divisa titular -tercero que salía como sobrero por los chiqueros del Coliseo-. El sexto tris fue un animal que al igual que sus hermanos se dañó en el transcurso de la lidia. Porfió Perera en una labor tesonera en la que no puedo prolongar la misma debido a la merma física del animal. Tras pasaportar al mismo fue silenciado.

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de toros de Nimes, Francia. Segunda de la Feria de la Vendimia. Corrida de toros. Media plaza.

 

Seis toros de Puerto de San Lorenzo y tres sobreros del mismo hierro. El bravo segundo fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

 

Rafaelillo, oreja y palmas.

 

Juan Bautista, dos orejas y oreja.

 

Miguel Ángel Perera, silencio y silencio

 

 

Texto y fotos: Emilio Méndez

A %d blogueros les gusta esto: