No tuvo su tarde Ureña en Logroño por el juego de los toros

[Img #9754][Img #9755]Abría Feria de San Mateo en La Ribera de Logroño con la vuelta del hierro de Victorino Martín al escenario riojano. En el cartel, paseaban Curro Díaz, El Cid y Paco Ureña.

 

Buen embroque tenía el primer toro de Victorino Martín, un animal al que Curro Díaz tuvo que ir haciendo poco a poco ya que los finales eran peores en las tandas. Los mejores momentos de su faena llegaron al natural, con el torero totalmente entregado al tranco del cárdeno. Mató de estocada desprendida, yéndose el toro a morir a las tablas y paseando una oreja el jiennense. Curro Sánchez cogió de forma espléndida al cuarto, un toro que no decía nada. Afanoso anduvo el torero de Linares, que quiso gustarse en todo momento sin lucimiento final. Mató de estocada que requirió de descabello.

 

Capotazos de tanteo dejó El Cid al primero, un toro que embistió de extraordinaria condición de salida y mantuvo su tranco bravo durante toda la lidia. Quitó de forma soberbia Paco Ureña, dejando una media de escándalo aplaudida por el respetable. Por bajo comenzó su faena doblándose El Cid, humillando el toro en su muleta. Por ambas manos le corrió la mano con lucidez el torero de Salteras, siendo pulcros sus remates. Incluso se llegó a pedir el indulto por parte del público. El Cid de verdad se puso con él cuando pidió la espada de matar. Sonaron dos avisos con el torero también pidiendo el indulto. No lo concedió el palco. Entró a matar y cayó pronto. Se premió al torero con dos orejas y al toro con la vuelta al ruedo en el arrastre. Humillaba de salida el quinto, un toro con el que El Cid anduvo voluntarioso ante la guasa que desprendía su tranco. Le robó muletazos al natural con calado, desarmándolo en varias ocasiones el de Victorino. De uno en uno se los sacó con la diestra, colocándose bien el sevillano. No acertó a espadas.

 

A Ruth Beitia fue dedicada la labor de Paco Ureña frente al tercero, un toro de más sosa condición que sus hermanos anteriores y que se revolvía al final del muletazo. Nada tuvo de interesante en los primeros tercios, donde no dio juego en el caballo. Pinchó el murciano al cárdeno. Silenciado resultó Ureña en el sexto, un toro con el que se dejó todo en entrega ante un desagradecido animal con el que, tras el fallo a espadas, fue silenciado.

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de toros de La Ribera, Logroño. Primera de la feria de San Mateo. Corrida de toros.

Seis toros de Victorino Martín, el segundo premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

 

Curro Díaz, oreja y palmas.

Manuel Jesús “El Cid”, dos orejas y silencio.

Paco Ureña, silencio en ambos.

 

De Cultoro.com para Elmuletazo.com

 

Fotos: Aplausos

A %d blogueros les gusta esto: