David Fernández triunfa en la capital mientras lo ningunean en Cehegín

[Img #9763][Img #9764][Img #9765][Img #9766]Apenas un tercio de entrada ayer en la Condomina en la novillada picada que, dentro del abono de feria, ofreció la empresa. Novillada de la Prensa manteniendo una tradición centenaria que únicamente en las Ventas y en Murcia se sigue celebrando. El festejo fue retransmitido en directo por las cámaras de 7TV el canal autonómico de la Región de Murcia. Tarde con nubes y claros y temperatura muy agradable. Ambiente en los tendidos de los seguidores de los tres espadas al ser estos murcianos. Pancartas y gritos de ánimo para cada uno de ellos. Antes de comenzar el festejo, el Ilustre Colegio Oficial de Periodistas de la Región de Murcia, obsequió a los tres novilleros con un trofeo en agradecimiento por su participación en el festejo de la prensa.

 

Se lidiaron novillos del hierro de Alejandro Talavante, procedencia de Núñez del Cuvillo, que estuvieron muy bien presentados pero que dieron un juego desigual. El primero y segundo sin clase se vinieron de más a menos. El tercero con mejor calidad que los anteriores, pero manseaba. El cuarto tuvo poca raza. El quinto se prestó por ambos pitones y dio mejor juego y el que cerró plaza estaba mucho más cuajado que sus hermanos, con picante y, pese al castigo en varas, sirvió para la lidia.

 

Se presentó José Manuel ante sus paisanos con un terno grana y oro. En el primero realizó un buen saludo capotero con una larga cambiada que llegó a los tendidos. De manera muy artística lo llevó a los dominios del picador. Tras una puya, el de Alquerías, realizó un quite por lopesinas muy vistoso en el centro del albero. El público le pidió que pusiera banderillas, cosa que hizo, mostrando sus grandes facultadas para realizar la suerte. Puso tres pares. Dos de banderillas largas y un tercero con las cortas. Brindó la muerte del novillo al empresario Ángel Bernal y con la muleta fue sacando al de Talavante hasta los medios donde dio interesantes tandas con ambas manos. Pero el novillo se fue rajando poco a poco. Iba de más a menos y se quedaba muy corto en los pases hasta con cierta violencia. José Manuel le propinó una soberbia estocada que le hizo rodar sin puntilla. El público pidió el trofeo y el presidente concedió la oreja. En su segundo, un novillo con poca raza pero que se dejaba hacer, José Manuel estuvo muy variado con el capote. Realizó un extraordinario quite citando de frente por detrás después de que hiciera otro quite, con anterioridad, su compañero David Fernández que también estuvo muy lúcido. Hubo pique de quites en la Condomina ayer tarde.  Tras brindar al público, el de Alquerías, abrió la faena de muleta con una tanda rodilla en tierra. Ya en los medios, el novillo, se dejó torear por ambos pitones, aunque ya se veía mermado de facultades. Con la espada perdió los trofeos que tenía asegurados tras la faena de muleta pues quiso realizar la suerte suprema, como había hecho su compañero David Fernández, entrando a matar sin muleta. Algo que era innecesario y se podía haber ahorrado pues dejó un pinchazo perpendicular y remató con tres descabellos. Fue ovacionado y el torero dio una vuelta al ruedo. Una pena pues si hubiera entrado a matar armado con la muleta, de haber conseguido una estocada, incluso podría haber sido premiado con dos orejas y haber abierto la puerta grande. Pero con los aceros lo perdió todo.

 

David Fernández, de nazareno y oro, recibió a su primer novillo a porta gayola para realizar después un variado saludo capotero al que le correspondió en suerte. Otro que, al igual que el anterior, se fue cayendo a medida que avanzaba la lidia e iba de más a menos pese a que, a priori, parecía mejor que el anterior. El de Cehegín brindó a su apoderado, Joaquín López Ríos, y comenzó con una interesante tanda en los medios. Pero cuando el ceheginero estaba más centrado y acoplándose con el de Talavante, en el centro del ruedo, el novillo se echó y costó trabajo levantarlo y volverlo a meter en la muleta. Lo hizo todo David pues apenas tuvo colaboración del descastado novillo. A la hora de entras a matar tiró la muleta a la arena y se perfiló con su cuerpo montando el estoque. Una suerte que nos recordó a Antonio José Galán que la realizaba, cuando estaba en activo, con gran frecuencia. Salió prendido de la cara del novillo temiéndonos que le hubiera dado alguna cornadita o incluso un puntazo pues llevaba un agujero en la taleguilla a la altura del muslo. Afortunadamente no fue así. Cortó una oreja. El quinto, un precioso ejemplar de capa “jabonero” fue distinto por completo a los anteriores y sirvió para la lidia. Se fue, de nuevo, a porta gayola para recibirlo y después efectuó un garboso saludo capotero hasta llevar al novillo a la jurisdicción del picador. Dio muy buenas tandas por ambos pitones si bien, el de Talavante, parecía que las tomaba mejor por el pitón izquierdo. De todas formas, David, se las dio por ambos lados y fueron jaleadas por el público. Mató de certera estocada y ante la insistente petición, el palco, le concedió las dos orejas.

 

Se presentó, antes sus paisanos, Fran Ferrer para debutar con caballos después de su paso brillante por la escuela taurina de Murcia. Vistió para esta histórica tarde un terno tabaco y oro. El novillero saludó a su novillo, un poco más chico de caja y volumen que sus hermanos, con una larga cambiada que fue muy aplaudida desde los tendidos. Estuvo bien con el capote y realizó un vistoso quite. Brindó al público y comenzó la faena de muleta con una primera tanda muy buena sacando al novillo hacia los medios y haciéndole las cosas con inteligencia y despacio. Se confió, quizá en exceso, y le empitonó afortunadamente sin consecuencias. Volvió con genio a la cara del novillo y ejecutó varias tandas con gusto y clase. Le vimos muy buenas formas a este alumno de la escuela murciana. Mató de una estocada un poco baja pero que hizo rodar al novillo sin puntilla. El palco ante la petición le concedió una oreja. El que cerró plaza era un precioso novillo “melocotón” que, al salir al ruedo, bajo la luz eléctrica, presentaba una preciosa estampa. Con más envergadura que los anteriores apretó en el capote. En uno de esos lances de recibo, y al no sacarle los brazos el novillero para darle más recorrido en los vuelos del engaño, el de Talavante lo cogió de mala manera y le pegó un fuerte volteretazo que nos hizo pensar en lo peor. A partir de ese momento, y tras el susto y la paliza recibida, Fran Ferrer ya no fue le mismo. Se le dio un puyazo largo y fuerte para pasar a banderillas donde ese magnífico subalterno de Cieza, que es Antonio Camacho “Cama”, colocó dos soberbios pares que le obligaron a desmonterarse ante la fuerte ovación del respetable. La faena de muleta de Fran Ferrer fue vista y no vista. El chaval quizá por la fuerte voltereta, el susto, la responsabilidad y el peso de su debut, no hizo nada con la muleta. Continuamente lo desarmaba el novillo y no se centró con él en ningún momento. Anduvo descompuesto durante la escasa faena. Con los aceros, y ante esa situación, no tuvo acierto alguno y pasó un verdadero calvario para acabar con el novillo de Talavante. Después de tres pinchazos le contamos una docena de intentos de descabello hasta que el novillo dobló al hilo de las tablas. El público premió al alumno de la escuela taurina de Murcia con una sincera y larga ovación por su entrega y especialmente por el penoso calvario que acababa de atravesar en el ruedo.

 

Alberto Castillo

 

Fotos: Toromedia y Manolo Gambín

A %d blogueros les gusta esto: