Un brillante Ureña vuelve a hacer el toreo caro en Málaga

[Img #9252]Paco Ureña, Ginés Marín y Joaquín Galdós eran los encargados de echar hacia adelante el festejo tercero de abono esta tarde en la plaza de toros de La Malagueta. En el cartel se anunciaba un encierro con el hierro de Santiago Domecq que debía remontar las citas anteriores de El Puerto de Santa María y Huelva.

 

Salió sueltecito el burraco que hizo primero al cual el murciano recibió con lances a la verónica, que no tuvieron continuidad por más que mermada falta de fuerzas del toro. Tras derribar al caballo en el primer intentó doblar las manos en repetidas ocasiones fue devuelto.

 

Lanceó con garbo y torería Marín al segundo de la tarde, un animal que pese a tener nobleza y buena condición se le adivinaba justeza de fuerzas. Soltó muñecas Galdós en un quite por verónicas de buen trazo, la que hizo tercera tuvo el sello de la despaciosidad, se durmió en dicho lance. Marín tiene la virtud del temple, el cual utilizó para mimar las embestidas ante un toro con franqueza y buena clase, hubo un natural al ralentí llevándoselo detrás de la cadera dentro de un trasteo cadencioso. Faena de detalles y chispazos de Marín ante un toro que quería más que podía. Ni gesto de cara a la galería, todo lo hizo con cabeza, afianzando a un toro cogido con alfileres. La torería y la despaciosidad fueron las notas dominantes dentro de una faena medida y seria. Emborronó la faena con los aceros, saludando desde el tercio tras pinchazo y media estocada.

 

Arreó de salida el peruano en un recibo de capa ante un toro de Santiago Domecq de irregular embestida. Se gustó Galdós por verónicas en un quite de fino trazo, para luego Ureña dejar Ureña un quite por chicuelinas con más intención que limpieza. Galdós imprimió mando y pulso a los lances iniciales para ir metiendo poco a poco en la muleta a un toro de informal embestida. Lo mejor de la faena vino con la zurda, en el que el peruano sacó naturales estimables, largos y templados, ante un toro que en esas dos tandas sí quiso coger la muleta con celo, pero su embestida fue derivando a cansina. Faena técnica de Galdós ante un animal noble pero con la fuerza justa y la raza al límite. El público muy receptivo con el torero le obligó a saludar desde el tercio.

 

No pudo lucirse Ureña de capa con el cuarto, un serio toro de Santiago Domecq que apretó a tablas. Ovacionado se fue Vicente González tras dejar dos puyazos arriba ante un toro que cumplió en varas. Quitó Marín nuevamente por chicuelinas de gran ajuste y verdad, las cuales calaron en los aficionados malagueños. Torerísimo fue el inicio de faena de Ureña ante un toro que se quiso comer la muleta por abajo. Despaciosidad tuvo la tanda a diestras, toreo relajado, con el mentón en el pecho ante un animal de una enorme clase. Se durmió en derechazos de cartel, toreo de mano baja y figura desmayada en una faena de gran personalidad ante un bravo ejemplar. Los pases de pecho a la hombrera contraria barriendo el lomo del toro fueron para enmarcar. Con la izquierda dejó dos tandas de toreo a pies juntos y enorme pureza, de esos que llegan al aficionado, llevándose al toro detrás de la cadera, de una largura y temple fuera de toda duda. Tras pinchazo y estocada cortó una oreja de gran peso. Gran ovación al toro en el arrastre, el cual reunió bravura, humillación y clase.

 

Salió espoleado Marín tras la grandiosa faena de Ureña al cuarto para dejar un recibo a la verónica a pies juntos intercalados con chicuelinas en la boca de riego, el de Santiago Domecq embistió con largura y humillación en los lances de salida. Lo picó con eficacia Agustín Navarro, ovacionado tras su buena labor, ante un animal que cumplió en el peto. Comenzó de forma torera el extremeño, llevando largo a un animal que en esa tanda se desplazó con largura, pero tras esa tanda el animal no quiso pelea y se puso a la defensiva. Por el izquierdo se paraba a mitad del muletazo, pese a ello Marín no se arredró y aguantó estoico miradas y amagos del animal. Por el derecho más de lo mismo, el toro esperando detrás de la mata. Valentísimo estuvo Ginés en las postrimerías de la faena, tragando paquete y haciéndole ver al público las dificultades del astado. Tras pinchazo y media en buen sitio fue silenciado.

 

Lanceó con más intención que lucimiento Galdós al sexto de la tarde, un animal que salió suelto y desentendido de los capotes pero que cuando lo fijó Galdós a la verónica no tuvo mal aire pese a no ser un recibo del toro lucido.  Tuvo temperamento el sexto en la muleta del peruano, por el izquierdo la tomó con más transmisión que clase, en una serie de toreo largo por parte de Galdós. Por el derecho tendía a quedarse cortito por lo que el torero decidió acortar las distancias. Pero ahí acabó todo, el toro bajó la persiana, imposibilitando faena alguna a partir de ahí. Tras la estocada fue silenciado.

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de toros de La Malagueta. Tercera de abono. Corrida de toros. Media entrada.

Seis toros de Santiago Domecq.

Paco Ureña, ovación y oreja.

Ginés Marín, ovación y silencio.

Joaquín Galdós, silencio y silencio.

 

PABLO LÓPEZ RIOBO (de cultoro.com para elmuletazo.com)

Foto: Aplausos.es

A %d blogueros les gusta esto: