“Parrita” corta 2 orejas en Ledaña (Cuenca) y sale a hombros en su reaparición

En la localidad conquense de Ledaña reapareció ayer el alumno de la Fundación El Juli, Cristóbal Ramos “Parrita”, murciano que abandonó este año la Escuela de nuestra ciudad. El festejo tenía carácter mixto abriendo cartel el rejoneador Javier García quién sustituía al anunciado y mataba dos erales. Fue silenciado en su primero y escuchó los tres avisos en el segundo.

 

Parrita se reencontró consigo mismo y en nada acusó el percance que lo ha tenido más de 20 días en el dique seco. El torero de la tierra estuvo brillante con el capote, pero fue con la muleta en donde alcanzó sus más altas cotas. Inició la faena con estatuarios al más puro estilo Cascales para seguidamente ligar tandas de derechazos y naturales que llegaron a los tendidos. Dio muestras de su personal forma de entender el toreo, ese toreo puro y agitanado que cala de verdad en quién está en los tendidos.

 

Mató de estocada que hizo ligera guardia y se le concedieron las dos orejas de su oponente, un buen novillo de Frías que colaboró con el torero.

 

Cerraba cartel Santiago Romero quién estuvo más voluntarioso que acertado pese a ello el público le reconoció su labor y lo premió con una oreja al acabar con su novillo.

 

Los del rejoneador pertenecían al hierro de Flores Tassara.

 

Se dio la curiosa circunstancia que a las órdenes de Parrita actuó como subalterno su padre Manuel Ramos.

A %d blogueros les gusta esto: