Adiós a un taurino de verdad, un murciano de pro y un amigo de toda la vida

[Img #9139][Img #9140]No estuvo toda la Murcia taurina, pero sí aquellos cabales para los que Andrés Salas era algo más que un aficionado, que un erudito, que un doctor en historia de la tauromaquia, una buena persona…. no pasamos lista de los que faltaron y sí de los que estuvieron al lado de la persona entrañable, sincera y que siempre con su verdad venía de frente.

 

La pérdida de Andrés había tocado las fibras de Pepito Soler, Paco Soler, Andrés Sánchez Torres, Antonio Segura, Pepe Barba, su entrañable y fiel amigo Placido González, nuestros compañeros Alberto Castillo, Pepe Castillo, Mariano Molina o Paco Ojados, Quique Quiñonero, Pepe Requena o el servicial Emilio de la cantina de la sala vip de nuestra plaza de toros, así como Ramón Sánchez Parra, presidente del Cabildo Superior de Cofradías.

 

A las 16’45 horas tuvo lugar la misa funeral en la capilla del Tanatorio de Jesús por su alma en la que se dieron cita un centenar de personas aproximadamente, acompañando a la familia del finado.

 

Desde ayer esa Murcia taurina que por fechas o compromisos adquiridos no pudo acudir en el último paseíllo de Andrés, queda huérfana de uno de sus más firmes baluartes para quien el mundo del toro era su mundo. Desde su etapa como estudiante, después como aficionado, más tarde como directivo del Club Taurino y siempre como profundo conocedor de la Fiesta, se nos ha marchado uno de esos murcianos de café diario en la plaza Puxmarina con nuestro compañero Alberto Castillo en donde no faltaba la pregunta al periodista sobre el estado de salud de quién esto escribe y naturalmente la charla taurófila.

 

Este mes de septiembre tendremos el último recuerdo de Andrés cuando la revista del Colegio Oficial de Periodistas publique con motivo de la Corrida de la Prensa un artículo suyo ilustrado también con fotos de su archivo, dedicado a la figura de su “hermano” El Vito. Tendremos su texto, su conocimiento y miraremos al burladero 1 en el que uno de sus huecos lo ocuparán unos claveles que llevará El Muletazo.

 

González Barnés