Fallece el doctor Salas, un excepcional aficionado y ex directivo del Club Taurino

[Img #9136][Img #9137]Se me ha muerto “Tío Andrés”. A la Murcia taurina se le ha ido uno de sus excepcionales aficionados al que echaremos en falta en los tendidos de La Condomina, como también el paisaje de Santa Catalina en donde compartiendo copa de fino hablaban de toros Conte, Andrés Sánchez Torres, José María Galiana, José Ignacio de la Serna…. En aquellas tertulias se hablaba del toro, el pintor lo dibujaba, el cantautor le ponía música, Andrés las notas flamencas y José Ignacio dibujaba un natural de la más bella escuela salmantina, a donde tantas veces acudió el “Tío Andrés” a disfrutar del campo bravo.

 

Hoy las caverneras y las merlas del Verdolay no cantan igual.

 

De sorpresa, a él que le gustaba el toreo despacio, templado, profundo…. se nos ha ido a los 84 años para siempre el que fuera magnífico aficionado, escritor, conferenciante, médico y amigo. A este periodista no solo se le parte el alma sino que su figura me trae los recuerdos de su completa colección de “El Ruedo” consultada por ambos en el chalet de San Antonio el Pobre, o viajando a Benidorm a la casa de su compadre Luis Alegre para por la tarde ir a los toros, o hablando de quien fue su gran ídolo, Manuel Rodríguez “Manolete”.

 

El bueno de Andrés también tuvo otra gran debilidad; José Mari Manzanares. Por el maestro de maestros sentía devoción desde la época en que el alicantino era novillero. Entre ambos también existía una fundamentada amistad similar a la que tuvo con su “hermano” El Vito, El Choni, o Cano, que seguro han estado en las puertas del  infinito esperando su llegada.

 

Quien abrió la puerta fue su no menos amigo Manolo González, el que fuera presidente del  Club Taurino de Murcia, con quien fue directivo del mismo. Amigo de la casa Bernal,  Barceló y Puchades, forjó su gran afición a los toros en Valencia en su época de estudiante de medicina, la cual supo transmitir a su hijo Ernesto y de la que también fueron coparticipes, su mujer y sus hijas, Mari Paz, Inmaculada y Fuensanta, a todos ellos mi beso y abrazo.

 

El Muletazo ha contado con Andrés Salas como fuente de consulta en muchas ocasiones desde que salimos a la calle, sabemos que nos leía todos los días, y fue protagonista de la sección “Mi gente del toro” que publicamos hace un años, siempre su consejo sabio, porque era una enciclopedia taurina, nos sirvió para documentar infinidad de artículos y emitir opiniones.

 

Con Andrés se nos va parte de la historia taurina de esta vieja ciudad.

 

El entierro de sus restos mortales será esta tarde a las 16’45 horas, desde el tanatorio de Jesús.

 

González Barnés

A %d blogueros les gusta esto: