Victorino: “El indulto de “Plebeyo” fue justo, y si no lo creyera no me lo habría llevado”

[Img #9123]Con la amabilidad que le caracteriza, atiende a la llamada de nuestro periódico de regreso a la ganadería tras un viaje a Madrid. Victorino Martín García, nos habla del día que vivió en Calasparra y de Plebeyo. En primer lugar, le preguntamos por el estado en el que se encuentra el toro:

 

Está muy bien. Se curó en la misma plaza y llegó a las 7:30 a la ganadería. Hay que tener cuidado porque ahora hace muchísimo calor y hasta que no pasen 72 horas hay que ser prudente, pero yo confío en que no haya ninguna complicación y se cure completamente.

 

El espíritu crítico que enriquece la Fiesta, se manifiesta en toda su grandeza cuando hay un indulto. Siempre existen voces a favor y en contra. Le preguntamos al propio ganadero por su opinión:

 

Yo creo que el indulto fue justo. Fue un toro importante, pronto, tuvo bravura, repetición, humillación…si no lo creyera no me lo hubiese llevado. Lo voy a probar como semental y si no estuviese convencido evidentemente no lo haría. El resultado el tiempo lo dirá, no existe la certeza, ni en este caso ni en ninguno.

Además, nosotros no somos dudosos. Ha habido casos en los que se ha pedido el indulto y hemos dicho que no. En Benidorm, en Vitiduguino y en más casos dijimos que no se indultara.

De todas formas, el toro perfecto no existe. A todos los toros que se indultan, si le buscas un defecto lo encuentras, pero este toro mereció que se le perdonase la vida. Yo firmaría que todos me saliesen como él.

 

¿Cómo viste la actuación de Curro Díaz ante Plebeyo?

 

Para que un toro se exprese tiene que tener a un hombre que le ayude a expresarse. Hay toros como este que en otras manos no se ven. Curro es un hombre con muchísima experiencia, un gran torero y que realizó una gran faena. Además, a Plebeyo había que poderle, el primero, que fue también un gran toro y en el que estuvo muy bien, pero falló con la espada, fue más fácil para el torero.

 

Ya desde el apartado de la mañana pudimos comprobar como Plebeyo era la clara apuesta del ganadero. Una pintura de toro y con un trapío superior al que correspondería a una plaza de tercera.

 

Así es. De todas formas, fue una corrida muy completa toda ella.  Estaba en tipo, yo confiaba mucho en ella y sabía con lo que venía a Calasparra. Salvo el cuarto, segundo del lote de Antonio Puerta, todos tuvieron posibilidades.

El primer novillo de Filiberto fue extraordinario, como fue y como recargó en el caballo, como humillaba, como repetía…pero, por lo que me preguntabas antes, aunque no llegó a pedirse, pero si se llega a pedir el indulto de ese novillo, hubiese dicho que no, con esa cara y hechuras no nos valía.

El primer toro de Curro Díaz fue también un gran toro, aunque siempre abrir plaza es complicado.

 

Le preguntamos por su opinión sobre los murcianos que completaban la terna. En primer lugar, por la actuación del ceheginero Antonio Puerta.

 

Fue el que tuvo peor suerte, ya que le tocó el garbanzo negro de la corrida. De todas formas, si llega a matar bien a su primero hubiese cortado dos orejas y hubiese abierto la puerta grande. Este torero tiene condiciones buenas, pero en este mundo no solo hay que ser bueno, sino hay que ser el mejor para triunfar. Por eso es tan difícil.

 

¿Y cómo vio al novillero Filiberto?

 

Toreó muy bien a su primero y el último es un novillo que yo creo que le ha venido muy bien de cara a su alternativa. Era un animal de casi 600 kg, el de más peso de toda la corrida, y creo que ese novillo le ha dado mucho sitio. Dio pases muy buenos.

Él tiene muchas condiciones y tiene cosas muy buenas, pero hay algo fundamental y es la espada. Siempre ha sido importante, pero en estos tiempos no hay torero que triunfe sin espada. Si llega a matar, hubiese cortado 4 orejas.

 

Por último, le preguntamos por el sabor que le dejaron los homenajes recibidos en un día tan especial para la ganadería.

 

Nunca le estaremos lo bastante agradecidos a Calasparra por lo que allí vivimos. Fue un día para nosotros inolvidable. No tengo palabras para expresar lo que sentí…el pasodoble en la plaza, los homenajes durante el día, el cariño de la afición…Nunca olvidaré las emociones que sentí.

 

Como tampoco lo hará la afición de Calasparra, tanto por lo vivido en el ruedo, como por la cercanía que mostró el ganadero con todo el mundo. Una jornada histórica.

 

Pedro M. Mellinas

 

@PedroMMellinas

A %d blogueros les gusta esto: