La tarde histórica de Víctor Barrio en Calasparra

[Img #8873][Img #8874][Img #8875]La noticia del fallecimiento de Víctor Barrio conmocionaba a la gran familia taurina.  En nuestra Región, el torero segoviano era especialmente conocido en Calasparra, donde fue el protagonista de la Feria del Arroz del año 2010. Se programaron entonces en el ciclo los hierros de Prieto de la Cal, El Cubo, Conde de la Corte, Luis Algarra, Enrique Ponce y José Escolar. Fue precisamente con esta última ganadería con la que se anunció el entonces novillero Víctor Barrio.

 

Llegó a Calasparra y arrasó. Sorprendió por su quietud, verticalidad y pureza y conquistó hasta al sector más exigente de la afición. Aquella tarde del 7 de septiembre de 2010 alternó con Antonio Rosales y Esaú Fernández que se marcharon de vacío. Él cortó una oreja de cada toro y se impuso a una buena novillada para el aficionado, pero complicada de resolver para quienes se estaban iniciando en la profesión. Víctor Barrio resolvió la situación como si llevase toda la vida toreando.

 

El trofeo Espiga de Oro al triunfador de la feria no se entrega en Calasparra a quien más trofeos obtiene, ya que es un jurado multidisciplinar quien decide el triunfador. Ese año Damián Castaño, Thomas Diffau, Emilio Huertas y el hoy arrollador López Simón, cortaron como él 2 orejas. Además, en todos los casos menos en el del segoviano, a un mismo toro. Pero no había lugar a dudas, dada la condición de los novillos y lo que se vivió en La Caverina, Víctor Barrio arrasó en la votación.

 

Rafaelillo siguió la tarde desde el callejón de la plaza de toros junto a su cuadrilla. Como todos los espectadores, con el corazón en un puño por la emoción que tuvo todo lo que el joven novillero realizó.

 

Arrasó esa temporada y la siguiente. Además de la Espiga de Oro de Calasparra, conquistó los premios al mejor novillero en San Isidro de 2011, en Bilbao y en Santander, el Alfarero de Oro, el Frascuelo de Plata, el Trofeo Mesonero Mayor de Castilla y Chimenea de Oro de Valdemorillo.

 

La temporada siguiente a todos sus triunfos volvió a Calasparra, a las puertas de su alternativa. Ya no era un desconocido sino el novillero con mayor proyección el momento. Se anunció entonces con una novillada de Julio de la Puerta que resultó floja y deslucida provocando el enfado de la afición. Víctor Barrio tampoco tuvo su mejor tarde.

 

Entre la afición calasparreña y los triunfadores de su Feria siempre existe relación especial que hace que se sigan sus actuaciones de una forma especial. Como si algo suyo estuviese en el ruedo. Dicha relación será a partir de ahora eterna pero su obra quedará para siempre en la retina de quienes vivimos aquella tarde histórica en La Caverina.

 

@PedroMMellinas

 

Fotos: Raspa. 7 de septiembre de 2010 en Calasparra. En el callejón se puede apreciar la presencia de profesionales como El Fundi, Alfonso Romero, Rafaelillo, José Mora y el propio Pascual Mellinas que le trasladó inerte en su último viaje a la enfermería de Teruel.