Dr. Ricardo Robles: “Debemos esperar a conocer la autopsia”

El Dr. Ricardo Robles, cirujano general y de aparato digestivo, dirige un equipo médico de lujo que actualmente atiende las plazas de toros de Murcia, Calasparra, Abarán, Cieza y Caravaca entre otras. Nos pusimos en contacto con él para conocer su opinión sobre la cornada mortal a Víctor Barrio.

 

“He leído la noticia y he visto también las imágenes. Resultará fundamental conocer el resultado de la autopsia. Lo que si os puedo decir, es que la perforación del pulmón se podría solucionar, ahora bien, al tener afectada la aorta torácica puede provocar la muerte como así lo hizo. La aorta es la principal arteria del cuerpo humano, tiene de 2 a 3 centímetros de diámetro; depende del grado de afectación, pero si lo hizo completamente en segundos provoca la muerte”.

 

Conocía el Dr. Robles la noticia, pero no había leído el parte médico. Tras leérselo prosigue: “Consiguieron abrirle el tórax, con lo que a algo por lo menos les dio tiempo a hacer para poder intentar salvarle la vida. No fue una cornada como la de El Yiyo o Montoliú que no dio tiempo a hacer nada y perdieron la vida al instante”.

 

No conoce Ricardo Robles al equipo médico que atendió a Víctor Barrio: “No lo conozco, pero sería seguro de garantías. Teruel es plaza importante”.

 

El cirujano murciano lleva 35 años atendido cornadas y lesiones de toreros en las plazas de toros y en los encierros. “Me recuerda a una cornada que atendí en Calasparra en 2011 a un señor que estaba viendo el encierro. El pitón le entró por el mismo sitio. Llegó sin tensión a la enfermería de La Caverina. Para salvar su vida tuve que hacerle una traumatopnea. Le tuve que cerrar el agujero del pulmón con mi puño, pero si lo hubiese tenido mucho tiempo cerrado, como no estaba respirando, también hubiese muerto, por lo que tenía que estar cerrándolo y abriéndolo y así lo trasladé. Esa cornada le destrozó el pulmón y estuvo muy cerca del corazón, pero no afectó a la aorta como en el caso de Víctor Barrio. Aun así, pudo haber muerto esa mañana y a punto estuvo de hacerlo. Es la peor cornada que he tenido que atender en mi vida”.

 

 

@PedroMMellinas

A %d blogueros les gusta esto: