“Si quieres un toro bueno y bonito, que te lo embarque El Vito”

[Img #8700][Img #8703][Img #8705]Fallece el que era el veedor de Toros Sureste amén de un torero de pies a cabeza.

 

Esta era una de la frases ingeniosas de Julio Pérez “El Vito”, el veedor e Toros Sureste como lo fue desde la época de Alegre, Puchades y Barceló. “El Vito”, era prácticamente parte de la empresa de Murcia. Íntimo de Ángel Bernal, fue quien prácticamente llevó de la mano a este al campo bravo, y cuando por intuición pensaba que se estaba lidiando el sexto de cada tarde en La Condomina, llamaba a Angelito para peguntarle como habían salido los toros. Si la corrida había valido, le soltaba al empresario la frasecita con la que titulamos esta información. “El Vito” era un torero dentro, fuera, en el campo, en la charla o con una copa de fino en la mano. Sabia de esto tela, pero tela marinera. El vio antes que nadie a “Bienvenido”  en Jandilla, a “Halcón”, “Desordenado”, “Filósofo”…

 

En la madrugada de ayer miércoles, Sevilla ha perdido a uno de sus estandartes toreros, se ha ido Julio Pérez ‘Vito’, un torero de la escuela hispalense, hombre de plata y gran conocedor del toro bravo. Durante las primeras horas de la mañana de ayer fue  trasladado al tanatorio de Camas -pueblo natal- en el que será velado. Esta mañana tendrá lugar la misa funeral y el posterior entierro en el cementerio de San Fernando, en el que la familia posee un panteón.

 

Nació en la localidad sevillana de Camas un 24 de enero de 1928. Se presentó en Madrid en la temporada de 1946. Como homenaje a su padre -llegó a ser novillero- decidió anunciarse en los carteles con el apodo de ‘Vito’. Tomó la alternativa el 1 de septiembre de ese mismo año en la plaza de toros de Valencia, conformándola en Madrid en octubre. Torero de la época de Oro del toreo, llegó a compartir carteles con toreros de la talla de Pepín Martín Vázquez, Chicuelo, Domingo Ortega, Pepe Luis Vázquez…, sin duda alguna con grandes figuras del toreo de la época, que con el tiempo se han convertido en toreros de leyenda.

 

Debido a las graves cornadas y percances sufridos su carrera tuvo corta duración, debido a ello cambió el oro por la plata para enrolarse en el mundo de los banderilleros. No fue una decisión menor ya que durante su carrera encontraría acomodo con toreros figuras de la época como Miguel Báez ‘El Litri’ o Jaime Ostos. Con el tiempo el torero sevillano se convirtió en un banderillero sobresaliente, llegando a convertirse en espejo para generaciones posteriores, sin duda marcó época con la capa y los rehiletes.

 

Hoy desde Murcia lo recordamos. Su vinculación con la familia Bernal, con nuestra plaza y con momentos históricos de la misma. Su nieto, Julio Pérez, continúa la obra del abuelo y mantiene el cambio generacional, curiosamente tiene la misma edad de Ángel Bernal Barnuevo.

 

cultoro.com y elmuletazo.com

A %d blogueros les gusta esto: