EL CORAZÓN DE LEÓN QUE ENLOQUECIÓ A LA CONDOMINA EN SU PRESENTACIÓN: «¡OSTOS, OSTOS, OSTOS!»

La fiesta de los toros está de luto. El maestro astigitano Jaime Ostos ha fallecido a los 90 años de edad víctima de un infarto que le ha sorprendido cuando estaba descansando en un hotel de Colombia, donde pasaba unos días con su familia.

Lejos de su imagen mediática de los últimos años en la prensa rosa, el maestro Jaime Ostos será recordado siempre como un torero valiente, que lo dio todo en la plaza. Siempre se le conocerá como “Jaime Corazón de León”, por la entrega que derrochaba en cada actuación.

Su enorme arrojo acompañado de triunfos incontestables le hicieron situarse en un lugar privilegiado del escalafón, donde se codeó con las primeras figuras de finales de los años 50 hasta 1980, donde decidió colgar el traje de luces. Su mejor año de matador de toros fue en 1962 donde consiguió proclamarse triunfador de la Feria del Abril de Sevilla y la de San Isidro de Madrid. En 1963, recibió una de las cornadas más espantosas de la historia de la tauromaquia en Tarazona, donde un toro de Hermanos Ramos Matías le destrozó la ilíaca. Tras quedarse prácticamente desangrado, los médicos le dieron por muerto y recibió la extremaunción. Gracias a la Divina Providencia, al Doctor Val Carreres (padre del actual cirujano jefe de la plaza de toros de Zaragoza) y a la eficaz labor del recordado rejoneador Ángel Peralta, que buscó a 300 personas que donaran sangre, pudo salvar la vida.

Antes de tomar la alternativa en Zaragoza el 13 de octubre de 1956, el nombre de Jaime Ostos ya sonaba con fuerza. Era un novillero arrollador. Ese huracán triunfal pasó por La Condomina en abril de 1956, en uno de los festejos de la desaparecida Feria de la Primavera que se anunciaron ese año. La plaza de toros de Murcia se llenó para presenciar la rivalidad entre Ostos y “Chamaco” en presencia del novillero local Juanito Muñoz.

El de Écija impactó a la afición murciana, tanto que su presentación está considerada como la más triunfal de las acontecidas en el coso de la Ronda de Garay. Ostos llevó el éxtasis a los tendidos tras cuajar dos soberanas faenas a dos novillos de la vacada de Sánchez Fabrés.

Su toreo a la verónica caló hondo en ambas reses, pero con la muleta llegó la locura. A ambas las toreó de manera asombrosa por redondos y naturales, intercalando muletazos de pecho, afarolados, molinetes, manoletinas y toda clase de pases de adorno. Las dos faenas tuvieron el broche de una estocada corta de efecto fulminante. Paseó dos orejas del primer novillo y las dos y el rabo, con fuerte petición de pata, del cuarto de la tarde. El sevillano tuvo que dar dos vueltas al ruedo para calmar así a un enojado público que se quería comer al presidente por no otorgar la pata.

Al salir de la plaza a hombros, la afición le vitoreó: ¡Ostos, Ostos, Ostos!, mientras los partidarios más fervientes sujetaban una pancarta que lo calificaba como “León” y que estuvo colgada de una barrera durante todo el festejo.

El León Ostos regresó a Murcia en la feria de 1958, ya de matador de toros, volviendo a triunfar de manera rotunda, cortando tres orejas a un encierro de Sánchez Cobaleda, en una tarde donde salió a hombros con el que se convertiría en su salvador en Tarazona, el rejoneador Ángel Peralta.

Pese a ser de Sevilla, en todas sus actuaciones Murcia siempre le trató como si fuera de la tierra y siempre se recordó su brillante presentación. Y es que Ostos pasó de ser un desconocido a entrar en el corazón de los murcianos. Así lo recordaba: “Que bien me sienta esta tierra. Me encanta venir aquí porque la afición es muy torerista. Yo nunca pegue un petardo aquí, porque tenía la facultad de la espada y nunca he toreado de mentira”.

En una de sus últimas apariciones por el coso de la capital del Segura, concretamente en el año 2015, bendijo a un chaval de la entonces escuela de Murcia y que hoy en una figura del escalafón novilleril, cuando lo vio torear en una clase práctica: “Jorge Martínez tiene maneras de matador de toros, no le perderé de vista. Si tiene suerte va a ser un grande”.

No dudamos de que seguirá disfrutando de él en el palco celestial de los toreros.

Descanse en Paz. Desde elmuletazo.com mandamos nuestro más sincero pésame a familiares y amigos.

Por Fran Pérez @frantrapiotoros para @elmuletazo

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: