LOS SUEÑOS TAURINOS MURCIANOS EXILIADOS

En Madrid fue Manuela Carmena y la política sectaria de sus secuaces progres, y en Murcia un presunto lobo con piel de cordero al que la Policía Nacional quitó la careta en forma de Operación Estoque, mientras los que le sostenían en el puesto se hacían un Infanta Cristina en los juzgados a la vez que de los teléfonos móviles del susodicho salían delitos asquerosamente deleznables y en los atestados se reflejaba el miedo, la indignación, el daño moral y otras cosas más fuertes relatadas por sus alumnos.

Maneras de cargarse una escuela taurina.

En Madrid atajaron pronto el problema. La Comunidad de Madrid, presidida por aquel entonces por Cristina Cifuentes, se hizo cargo de los alumnos de la escuela “Marcial Lalanda” que cerraba el Ayuntamiento de Madrid y los acogió en la plaza de toros de Las Ventas en una nueva institución taurina esta vez bajo el nombre de “José Cubero Yiyo”. No hubo casi parón y los chavales pudieron continuar con sus sueños y pretensiones en la difícil tarea de querer ser toreros. Ahora, pasado el problema en el Ayuntamiento de la capital, la Comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, vuelve a ceder la gestión de la escuela al consistorio y este la devuelve al bello paraje de la Venta del Batán donde nunca debió salir.

Pero en Murcia los sueños de los chavales están exiliados. Desde que en marzo se conociera que la escuela taurina de Murcia, subvencionada por la comunidad, cerraba la persiana para siempre; de los dirigentes políticos regionales (del mismo color de los que gobiernan en Madrid) no surgió ninguna respuesta inmediata para solucionar el problema y que los alumnos de esta no se sintieran desprotegidos y pudieran continuar, o en este caso conocer, una nueva forma de aprender la profesión taurina.

Muchos de ellos decidieron abandonar, con lo que cuesta eso de desprenderse de una de las cosas que más amas. Otros emigraron a otras escuelas taurinas vecinas para seguir formándose, como es el caso de las de Alicante y Albacete, al comprobar que en su tierra había muchas palabras, pero poco hechos, y ahora ven la luz, aunque sea lejos de su querida Murcia. Algunos decidieron coger la ayuda prestada y desinteresada de profesionales de la Región (que incluso les enseñaron a coger bien un capote, dado que en la escuela desaparecida parece que no se lo corregían) aguardando a que la Comunidad se decidiera a relanzar la escuela y volver a su disciplina, pero de la espera están llegando a la desesperación.

Cierto es que la creación de una nueva institución taurina no se hace en dos días. Requiere de muchos procesos y estudios. Pero también es verdad que ya ha pasado un tiempo relativamente sustancial y extraña la pasividad con la que el Gobierno Regional está tratando el tema. Una tardanza que hace cuestionar si verdaderamente los dirigentes de esta Región están interesados en ayudar a los jóvenes que quieren ser toreros.

Este medio tiene constancia de que el director gerente de asuntos taurinos de Murcia, Francisco Abril, ha recibido varias propuestas de escuela taurina, unas dirigidas a poner en valor la institución y llevarla a lo más alto, y otras de dudosa reputación, que esconden la picaresca para llenarse el bolsillo con la previsible subvención de la comunidad.

Para evitar más males para la fiesta en Murcia, después de la puñalada directa al corazón que supuso el escandalo de la anterior escuela, es vital que, si hay intención de crear una escuela, esta salga a licitación pública para su gestión para un plazo determinado de tiempo. Que gane el mejor proyecto, el que verdaderamente apueste por la fiesta, por los alumnos y por el futuro. El que este más alejado de los tiempos oscuros.

Crear nuevas ilusiones y hacer que esos sueños desaparecidos, esfumados, emigrados o en stand by vuelvan a renacer. No es tan difícil. Lo ha conseguido el Club Taurino de Torre Pacheco con el anuncio de su bolsín.

Llámenlo apostar por la tauromaquia de una (p…) vez.

Por Fran Pérez @frantrapiotoros

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: