ALMERÍA DISFRUTÓ DE LA GRAN FIGURA DEL TOREO DE LA REGIÓN DE MURCIA

«El Rincón de Lidia» de Almería colgó el “No hay billetes” el pasado 5 de diciembre para poder disfrutar de la presencia del maestro murciano José Ortega Cano.

El de Cartagena, figura del toreo respetada por todos los profesionales y aficionados, y al que no le hace falta poner fotos de su entrepierna para justificar todo lo que ha cosechado en los ruedos de España y América, deleitó a la afición almeriense narrando las anécdotas más interesantes de su carrera como torero y de su vida personal.

La conferencia fue titulada «Destino del viento», que fue lo que le dijo el padre de Ortega Cano a su madre cuando decidieron abandonar Cartagena. En la estación de Chinchilla, el progenitor preguntó a la madre que para dónde se dirigían, y cogiendo un puñado de arena en su mano, le contestó que “para donde nos lleve el viento” y al soltarla, los mandó para Madrid.

Su primera residencia en Madrid fue en Vallecas y después en San Sebastián de Los Reyes. Ortega Cano relató todo lo que tuvo que hacer y trabajar para poder llegar a figura máxima del toreo.

Su vida da un giro importante en el 19 de julio 1982, en la corrida de la Prensa de Madrid, con un astado de Albaserrada y otro de la ganadería de Victorino Martín, de nombre Belador, como se podía ver en la tablilla con «B», el cual el propio ganadero corrigió diciendo que era con  ̈V ̈ de Velador. Ortega Cano le perdonó a aquel toro la vida, convirtiéndose así en el único torero, al menos de momento, en propiciar ese espectáculo en la primera plaza de toros del mundo.

Luego llegaron sus tardes de rivalidad con Julio Robles y con César Rincón en la última etapa de los años 80 y principios de los 90, reinando en el escalafón y actuando en las ferias con los toreros más importantes de ese momento. Ortega lo daba todo en las plazas, algo que casi le cuesta la vida en dos ocasiones, una en Zaragoza en 1987 donde un toro de Baltasar Iban le propinó una tremenda cornada y otra en Cartagena de Indias en 1995.

El acto fue presentado por el propio Alejandro Granados y como invitado tuvo al escritor nazarí Miguel Milán.

@elmuletazo

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: