Castilla-La Mancha levanta la prohibición que pesaba sobre los encierros mientras en la región se guarda silencio

No hay excusa: los encierros deben regresar inmediatamente a sus feudos en la Región de Murcia. El Gobierno regional de López Miras no puede volver a quedar retratado en materia taurina y debe trabajar para promover que la celebración de encierros sea una posibilidad viable para los municipios murcianos.

Ciudades como Calasparra, Blanca o Moratalla viven su cenit festivo gracias a estos acontecimientos taurinos que congregan a cientos de personas y que suponen una inyección importantísima para restauración y negocios locales.

La primera comunidad autónoma en levantar las restricciones respecto a los encierros ha sido la de Castilla-La Mancha. Su presidente, el socialista Emiliano García-Page, ha señalado que el nivel de inmunidad es “tan alto” que se puede “abrir mucho la mano” con las restricciones.

Durante su intervención en el acto de constitución del Consejo de Diálogo Social de Castilla-La Mancha, que se ha llevado a cabo en el Parque Minero, García-Page se ha referido al Consejo de Gobierno extraordinario que se ha celebrado este viernes de manera telemática.

El Consejo de Gobierno ha acordado incorporar la legislación del Estado respecto a permitir que en los espacios abiertos no sea obligatoria la mascarilla y, además, ha autorizado levantar la prohibición que había para determinados espectáculos que “son tremendamente tradicionales en esta región”, ha dicho García-Page, como los encierros y otros eventos ligados al mundo taurino.

Ha agregado que estas actividades no solo reflejan una tradición “muchísimos municipios” sino que aportan economía y, de hecho, ha concretado que en algunos casos “se genera más economía en esos días que, a lo mejor, a lo largo de todo el año”.