FILIBERTO TEMPLA CUERDAS EN EL CAMPO BRAVO ANDALUZ

Continuando con la excelente preparación física que exige la profesión, y de cara a su próximo compromiso del día 20-mar, en Ossa de Montiel, Filiberto ha realizado un largo fin de semana de campo por tierras andaluzas.

            Viernes a la tarde, fueron las eralas de doña Clotilde Calvo, como puede apreciarse en las imágenes aportadas. Formaban parte como compañeros de terna Esaú Fernández y el francés Rafi, en un buen ambiente de reducido acompañamiento. Dejo la glosa de las faenas, porque las imágenes son más expresivas que la apretada reseña.

            Sábado por la mañana, en la finca “El Vizir”, acompañado de Fernando del Toro, unos ejercicios de físico y carretón, dejando volar tensiones y remontando sueños. A la tarde, en la placita de Salvador Cortes, lidia y muerte de un cinqueño, acompañado de Rocío Romero, que pasaportó un utrero. Buenas sensaciones, dominio y empaque, con su habitual y peculiar sentido del toreo caro, ante un correoso ejemplar de “El Parralejo”.

            Domingo, a la tarde, ya en tierras jiennense, tres eralitas, de distinto juego, en “Venta Nueva”, con un repertorio de lidia, largo y poderoso, dejando constancia de su jondo sentido del toreo. Capote y muleta mostraron sabiduría, plástica y temple en manos del calasparreño. A la tercera, una burraquita de procedencia Juan Pedro, grandona, fuerte y paletona, le enjaretó todo un recital de toreo de dominio y enseñanza de caminos, ante la deriva de mansedumbre y huida que presentó la que todos esperábamos brava y exigente.

            Como los buenos guitarristas flamencos, su punteo, rasgueo y afinación no carecieron de acordes de pureza, temple y “jondura”, a los que nos tiene acostumbrados. Buenos pálpitos ante una temporada que apunta ilusiones y esperanzas, gracias a su torería de clase y a los buenos oficios y diligencia de Oscar, su renovado apoderado y amigo.

            Que así sea.

Por Marcial García