ANTONIO MONDÉJAR: “PIDO AL GOBIERNO DE LA REGIÓN QUE SIGA CON SU APOYO A LA FIESTA, PERO QUE EL APOYO SEA CON HECHOS” – “me ilusionaría torear el festival del cáncer”

Su vida es el toro. En el ruedo se enfrentó a los más temidos. De los Saltillos a los de Isaías y Tulio Vázquez, de los Miuras a los Victorinos, con los que demostró su pasión por esta profesión. Luego, cuando una lesión de cervicales no le dejó continuar en activo, no se separó de ella y se reconvirtió en un reconocido veedor de toros y apoderado.

Sus primeros pasos taurinos, como tantos toreros de antaño, los dio en la parte seria de diferentes espectáculos cómico taurinos musicales hasta que en 1983 decidió dar un paso más en la profesión y probar suerte de novillero.

Se presentó con picadores el 12 de septiembre de 1983 en Murcia, con Manuel Cascales y Carmen Murcia, para lidiar novillos de Hijos de don Bernardino Giménez Indarte, iniciando así una carrera prometedora en la que no eludió los escenarios de categoría, haciendo su presentación en Madrid el 16 de marzo de 1986, con José Luis Bote y Juan Rivera de compañeros.

“Faraón” de Benítez Cubero en la feria de Murcia de 1987 le abrió paso en el escalafón de matadores de toros, donde luchó sin cuartel, muchas veces con la más fea, para tratar de buscarse un hueco en las ferias.

En 1988, le formó un lio a un Miura en la feria de Murcia, llevándose el premio de la Diputación provincial a la mejor faena, éxito que repitió en 1989 cortándole dos orejas a otro burel de Zahariche.

Tras esos dos triunfos, confirmó la alternativa en Madrid en septiembre de 1990 frente a toros de Antonio Pérez de San Fernando, escuchando las ovaciones del público por la entrega demostrada en el ruedo.

Su carrera no logró despegar, pero sí consiguió el respeto de los aficionados y la crítica taurina. Su manera de ser, abierta, amigable y siempre prestándole atención al que lo necesitaba, le abrió esas otras puertas grandes de la vida que uno necesita para crecer como persona.

Hoy en ElMuletazo.com hablamos de toros con el torero murciano Antonio Mondéjar:

¿A qué dedica el tiempo ahora Antonio?

“En estos momentos, además de hacer mucho deporte en los personal, pues esperar en el tema laboral. Estoy con varias empresas vendiendo toros y novillos, y todo se ha derrumbado.  Al principio de año había colocadas muchas corridas de toros y novilladas, pero al final pues no se ha podido hacer nada.  Además este año decidí tener un descanso como apoderado”.

¿Pensaba que el coronavirus iba a dejar la fiesta prácticamente paralizada?

“Jamás lo pensaba. Creía que eso no iba a llegar aquí. No era consciente de lo que se nos avecinaba. La situación es gravísima, ya no solo por la incidencia de la enfermedad, sino por en encelamiento del Gobierno de España con la fiesta de los toros. Yo creo sinceramente que desde el Gobierno no se han parado a pensar las familias que bien del mundo del toro. Matadores de toros, picadores y banderilleros están sufriendo esto, pero también mayorales, transportistas de ganado, albañiles que van a las fincas, los hosteleros que hacían su agosto alrededor del espectáculo taurino…….. No puedo entender como el Gobierno no apoya a la fiesta. Me da mucho dolor por todos los profesionales, que tienen familias, hijos que criar y alimentar. Es un panorama tristísimo”.

¿Cree que el sector taurino está respondiendo bien para salir de esta grave crisis?

“El sector está luchando por subsistir, pero si se le ponen tantos palos en las ruedas desde las instituciones gubernamentales es imposible. Se está luchando con dignidad y honradez. Para mi tiene la misma categoría una figura del toreo que un novillero, que un banderillero modesto… Todos se ponen delante del toro. A mí no me afecta, porque ya estoy retirado de esto, pero también lo sufro. Yo desempeño labores de campo. Tenía entre toros y novillos 104 animales vendidos. Imagínate la ruina”.

¿Qué tiene más peligro los toros de Isaías a los que se enfrentaba o el Gobierno?

“Al toro lo entendía yo, al Gobierno no lo entiendo. Con los de Isaías o con los de Miura me arrimaba como podía, con esto es imposible. No logro entender lo que están haciendo con todo el colectivo taurino”.

¿Se cree al ministro de Cultura?

“Me creo lo que veo. Cuando lo vea me lo creeré. Las palabras se las lleva el viento. Hacen falta hechos”.

Cambiamos de tercio maestro ¿Cómo será la fiesta en 2021 (si hay fiesta eso sí)? ¿Notaremos cambios?

“No lo sé. Hablo con personas del mundo del toro muy cualificadas, que son buenos amigos míos, que además están en la elite, que han mantenido reuniones con el Gobierno; y ahora mismo está todo el mundo (suspiro) acongojado. Esa es la verdad. Todo depende de cómo evolucione la pandemia”.

¿Le gusta la gira de la reconstrucción? ¿Se quedaran los festejos de 4 toros para siempre?

“La gira es un acierto. Me gusta porque es que no se puede hacer otra cosa. Si no se hicieran estaríamos anulados por completo.  Gracias al esfuerzo que está haciendo la Fundación del Toro de Lidia, los toreros, el canal TOROS, sobre todo mi gran amigo Victorino y su equipo. Creo que esos festejos desaparecerán en el momento en el que el aforo de las plazas sea mayor. Esto es transitorio, pero es una media esencial para que se dé cuenta el Gobierno que la tauromaquia no es una cosa cualquiera”.

Antonio ¿Con que tauromaquia se queda, con la de los 80 o con la de ahora?

“Con la de los 80, no tengo duda. Indudablemente esa época fue magnifica. Todos ganábamos lo que nos correspondía, todos, y los ganaderos, y los picadores. Todos los profesionales. Sin lugar a dudas la de los 80”.

¿Qué echa de menos de aquella época?

Había mucha pasión por ir a los toros. Montabas cualquier festejo en cualquier pueblo y se acababa el papel. En la Región de Murcia era brutal. Ahora no hay tanta alegría”.

¿Había más competencia en la plaza?

“Competencia en el toro siempre la ha habido. Pero antes iba más gente a las plazas, no sabemos el por qué, pero iba en masa, y eso propiciaba que los toreros se sintieran más arropados y con ganas de ser el mejor de la tarde. Ahora hay grandiosos toreros, pero sin embargo la gente no va como antes. Algo falla”.

¿Qué cartel iría ahora a ver a una plaza de toros?

“No tengo preferencias. El otro día me fui de Murcia hasta Villanueva del Arzobispo a ver una de Victorino. A mí me motivan todos los toreros. Cualquier cartel, me da igual, de matadores o novilleros. Mañana me dicen que se da y voy a verlo. Es mi vida, yo lo que tengo se lo debo al toro”.

Conocida es su faceta de apoderado de jóvenes promesas del toreo ¿Qué condiciones tiene que tener un chaval para que se decida a apoderarle?

“No sé decírtelo. Es algo personal. Lo que si te puedo decir es que me duele mucho el tema de los novilleros, tan jóvenes, con esas ilusiones, y casi no se cuenta con ellos. Cuando me llama alguno si está en mi mano trato de ayudarle. Sin compromiso he llevado este año al campo a algunos. Sufro con su situación. Pobres críos. Su situación es muy mala. Sinceramente me acuerdo mucho más de ellos que de las figuras. Algunos es que no han podido ni ir de tentadero este año”

¿Alguno de Murcia tiene eso que usted busca que es tan personal?

“En Murcia hay novilleros muy buenos. Hay críos que merecen la pena ponerse a trabajar con ellos. No te doy nombres para que no se me olvide ninguno. Tienen cualidades buenas para caminar en esto del toro, alguno de ellos muy buenas. Ojalá que la fiesta se venga arriba y encuentren sus oportunidades”.

Hablando de Murcia ¿Cómo ve la salud de la fiesta en nuestra tierra?

“La veo como en toda España. Sigo ilusionado en que en el momento que pase la pandemia volverá todo a su sitio. Tengo esa confianza. Además tengo la ilusión de que cuando todo pase la pasión por ir a los toros crezca. Cuando la fiesta vuelva a la normalidad puede ser una sorpresa en cuanto a las asistencias de público”.

Y en otras cuestiones…..

Solo te puedo decir una cosa. Confió en que todos los gobiernos, entre ellos el de la Región de Murcia, sigan apoyando a la fiesta de los toros, para que nadie pierda la ilusión de caminar por esta grandiosa fiesta. Pido que en nuestra tierra el apoyo siga, como hasta ahora, pero que el apoyo sea con hechos, no con palabras, para la ilusión de todos”.

Le propongo un juego maestro. Le digo un nombre y usted me lo califica con una palabra o una frase:

“Rafaelillo”:

“Un torerazo y gran amigo”.

¿Lo apoderaría?

“SI”

Paco Ureña:

“Otro torerazo”.

Filiberto:

“Una novedad muy importante”.

Antonio Puerta:

“Un torero”.

“Parrita”:

“Para mi uno de los mejores novilleros. Es el que más me ilusiona”.

Jorge Martínez:

“Buen novillero”.

Fran Ferrer:

“Bueno también”.

José María Trigueros:

“Muy bueno”.

Víctor Acebo:

“Un gran porvenir”.

¿Volvería a torear por una buena causa?

“No sé, no sé…..”

Por ejemplo, el festival del cáncer de Murcia…..

“Podría ser. Nadie me había hecho esa pregunta hasta ahora, solo tú”

¿Le ilusionaría? ¿Se ve capacitado?

“Me ilusionaría mucho, me encantaría torear ese festival otra vez. Solo toree uno”.

¿Tiene todavía ese gusanillo de poder pegarle cuatro lances a un novillo?

“Llevo desde 2017 sin torear una vaca porque me lo propuse. La última fue en la finca de Victorino. Y dije que ni una más, porque si no te picas, y te picas…. Yo tengo una lesión en las cervicales y si tengo un porrazo… No quiero picarme, pero para una causa tan especial como el festival del cáncer si me prepararía. Yo perdí a mi padre de esa enfermedad y lo haría. Te lo digo de corazón. Para esa ocasión especial lo haría. Pero la verdad que hay toreros muchos más importantes que yo para torear ese festival”.

Si volviera a nacer ¿elegiría ser otra vez torero?

“Por supuesto que sí. Sin pensarlo”.

¿Esta profesión es la que mejor valores da?

“Si eres respetuoso con la profesión sí. Si lo haces te devuelve el respeto al 100%. Tiene muchos sin sabores, pero como decía el maestro Manzanares, las cornadas del toro se curan, las de la vida no se olvidan”.

Fran Pérez @frantrapiotoros