JOSÉ TOMÁS CONMOCIONA LA CONDOMINA FRENTE A UN GENIUDO TORO DEL MARQUÉS DE DOMECQ (VÍDEO FAENA AÑO 2009)

Salió de “La Condomina” por su propio pie por el patio de cuadrillas ante el fervor del público que abarrotaba los tendidos. Había jugado con la parca vestido de tabaco y oro, y su mejor premio no era la puerta grande. Mantenía la vida y con eso ya era suficiente. No necesitaba más.

Unas horas antes, entre el ambiente de gala, jolgorio y postureo en el que estaba impregnada la plaza de toros de Murcia aquel 18 de septiembre, había dejado claro lo que es ser torero y había producido algún infarto de miocardio entre los espectadores.

Un toro del Marqués de Domecq se equivocó de escenario. No fue el típico animal cómodo y borreguil que suele salir por los chiqueros de esta centenaria plaza, fue un c… (picardía que diría el maestro Ruiz Miguel).

Impertérrito, se fue a los medios y dibujó una tanda de suprema valentía que abrochó con un pase de pecho descomunal y una trinchera de cartel. En el tendido se presentía algo grande, el torero estaba dispuesto a que la RAE lo pusiera como significado de valor y sinónimo de torería. Y entre el éxtasis torero, el ¡uy! y el ¡ay!.

Con la izquierda esculpió el toreo que bailaba con la ambición, y fue esta la que le pisó. El toro lo sorprendió en el inicio de la siguiente tanda al natural y lo prendió de manera espectacular por la hombrera. El momento fue interminable, como una rampa del 22% de pendiente para un ciclista.

El ¡Lo ha matao! se mezcló con los rostros de espanto en el tendido. José Tomás llevaba la cara ensangrentada y todo el mundo se puso en lo peor, pero el torero visiblemente mermado se levantó, volvió a la cara del toro y dejó unos derechazos que provocaron la locura de los tendidos.

Con la gente en pie vitoreando a su héroe que había esquivado otra vez la muerte, el de Galapagar dejó cinco manoletinas a pies juntos donde el aire no encontró puerta de salida.

La entrada estaba rentabilizada. Los que querían toreo lo tuvieron, los que buscaban el morbo, también. Mató de estocada caída y paseo las dos orejas. Fue lo de menos. La fiesta de los toros se había mostrado en su máxima expresión.

Vídeo completo de la faena:

Esa misma tarde del año 2009 Matías Tejela tuvo la osadía de salir a hombros tras cortar una oreja de cada oponente y Julio Aparicio paseó una del cuarto, que le hirió levemente en el paquete testicular.

11 Años después José Tomás no ha vuelto a torear en Murcia.

@elmuletazo

Fuente: Plaza de Toros de Murcia