“CLAVELITO” Y “MARQUITO”, DOS DE ANA ROMERO EN LA HISTORIA TAURINA DE LA REGIÓN DE MURCIA

La ganadera Ana Romero, criadora del mítico toro de Santa Coloma en el santuario bravo “La Cobatilla” de Alcalá de los Guazules, ha fallecido a los 88 años de edad este miércoles 15 de julio.

Aunque ahora es su hijo, Lucas Carrasco, el encargado de llevar las riendas de la ganadería, fue Ana Romero la que decidió emprender esta aventura en 1958. Romero compró reses de Antonio Pérez López de Tejada, que pronto desechó para iniciar su idilio con los “grises”, al unir vacas de Alipio Pérez-Tabernero con sementales de Joaquín Buendía, refrescando hace algunos años con toros de Rehuelga.

La ganadería de Ana Romero siempre se ha caracterizado por cuidar al detalle la máxima expresión y cualidades del encaste Santa Coloma, tratando de no sacar a los toros de tipo. Prueba de ello fue el último festejo que se lidió esta vacada de divisa paja y celeste en la Región de Murcia.ana-romero

Concretamente una novillada en la feria del Arroz de Calasparra, en el año 2017. Un gran encierro en donde el tercer novillo del festejo, de nombre “Clavelito” fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre por su excelente juego.

Desafortunadamente la terna que actuó esa tarde, compuesta por Pablo Aguado, Leo Valadez y Alfonso Cadaval (que sustituía a Ángel Sánchez), no estuvo a la altura del juego ofrecido por las seis pinturas santacolomeñas que los ganaderos enviaron a la Villa del Arroz y que se llevaron el premio, compartido con la ganadería de Monteviejo, de la mejor novillada en conjunto de la feria.

img_2897
Alfonso Cadaval con “Clavelito” de Ana Romero en Calasparra

Ana Romero abrió su casa a muchos profesionales taurinos de la Región de Murcia para tentaderos y entrenamientos, y en la plaza dio suerte a todos los que se anunciaron con sus toros. Una de las faenas más recordadas siempre será la que el maestro de Cartagena, José Ortega Cano, realizó al toro “Marquito” en la feria del Corpus de Granada del año 1994.

Una faena completísima donde toro y torero se fusionaron provocando el delirio de los tendidos que vigila la Alhambra, y en donde “Marquito” terminó siendo indultado.

Fran Pérez @frantrapiotoros