NORMAS DE HIGIENE, PREVENCIÓN Y CONTROL DE AFORO EN LAS PLAZAS DE TOROS DE LA REGIÓN DE MURCIA EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

El jueves 30 de Julio los festejos taurinos volverán a la Región de Murcia tras pasar, de momento, la ola más fuerte de la pandemia del coronavirus.

Tal y como les adelantamos en primicia hace unos días, José Montes, con el beneplácito de Joaquín Caballero, propietario de la plaza de toros de Calasparra, será el primer promotor taurino que se atreva a anunciar un espectáculo taurino en nuestra Comunidad.

Será una novillada sin picadores, en la que se disputará el prestigioso trofeo “Espiga de Plata”. El novillero sin picadores de Torre Pacheco, perteneciente a la escuela de Almería, Víctor Acebo, encabezará un cartel en el que estará acompañado por Miguel Zazo, de la escuela taurina de Toledo, y Víctor Cerrato, de la escuela taurina de la Línea de la Concepción.

Para la ocasión se lidiarán erales de la ganadería de Bellos Montes, propiedad del promotor del festejo, formada con reses del Conde de Mayalde, “Las Ramblas” y Núñez del Cuvillo.

Será la primera piedra de toque para la fiesta de los toros en Murcia, en donde las normas vigentes de la denominada “nueva normalidad” se deberán cumplir a rajatabla.

Joaquín Caballero, como cabeza visible de la propiedad de la plaza, y José Montes, como gerente de la empresa arrendataria del coso de La Caverina, tendrán que (como todos los propietarios de plazas de toros y organizadores de festejos que se anuncien en nuestra Región desde este domingo 21 de junio) implementar, garantizar y dar cumplimiento a las medidas generales de higiene, prevención y control de aforo aprobadas por el Gobierno de la Región de Murcia para los espectáculos al aire libre, donde se encuadran las corridas de toros y festejos de similar índole.

Tal y como anunciamos la semana pasada, en las plazas de toros de la Región de Murcia se deberá respetar una ocupación máxima del setenta y cinco por ciento del aforo autorizado, con un máximo de quinientas personas sentadas en butacas pre-asignadas y siempre que se respete  la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros, que no será exigible en el caso de personas con vínculo. No obstante, dicha cifra se podrá ampliar hasta ochocientas personas en aquellos casos en que los responsables o promotores elaboren un plan de actuación específico, donde se describa la aplicación concreta de las medidas establecidas, así como protocolos y guías generales para llevarlas a cabo. El contenido del plan de actuación específico deberá ajustarse a lo dispuesto en las instrucciones que se dicten por las autoridades competentes.

El uso de mascarilla será obligatorio en el acceso y la salida y siempre que se circule por los espacios comunes, y en la medida de lo posible los espectadores deberán permanecer sentados en su localidad.

Los promotores de festejos deberán adoptar las medidas organizativas necesarias para evitar aglomeraciones tanto en la entrada como en la salida, que deberán ser escalonadas y con respeto de la distancia interpersonal de seguridad. Cuando se disponga de dos o más puertas, se procurará establecer un uso diferenciado de las mismas para la entrada y la salida. Asimismo, deberá organizarse la circulación de personas mediante la señalización adecuada.

En la medida de lo posible, los espectadores que acudan a los festejos deberán evitar la manipulación de los mecanismos manuales de apertura de puertas.

Las butacas de los cosos taurinos, en el caso de no estar numeradas y preasignadas deberán de señalizarse adecuadamente para garantizar el mantenimiento de la distancia interpersonal de seguridad de 1,5 metros.

Se deberá evitar, en la medida de lo posible, el paso de personas entre filas que suponga no respetar la distancia de seguridad.

Se recomienda a los titulares de las plazas de toros y a los promotores promotores el control de la identificación de los asistentes.

Se deberá facilitar la agrupación de personas con vínculo, entendiendo como tales a los efectos de este acuerdo, a las personas convivientes o que mantengan una relación personal preexistente, ya sea afectiva, profesional o social. Estos grupos deberán mantener en todo caso la debida distancia de seguridad con el resto de personas y grupos.

Será obligatoria la limpieza y desinfección adecuadas de espacios y materiales de uso común de los espectadores.

Se deberá promover el lavado frecuente de manos, mediante la puesta a disposición a los asistentes, de agua y jabón, geles hidroalcóholicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados.

Puesta a disposición de papeleras dotadas con pedal y medios adecuados para el desecho de pañuelos y materiales de protección y limpieza.

Ocupación máxima de una persona para espacios de hasta cuatro metros cuadrados tales como aseos, urinarios  o similares, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso, también se permitirá la utilización por su acompañante.

Se tendrá que suministrar la información adecuada y suficiente para facilitar la aplicación de medidas de prevención, pudiendo utilizarse medios tales como cartelería, megafonía, señalización y marcado de distancias de seguridad en suelo u otras similares. En todo caso, esta obligación deberá respetarse en aquellos casos en los que se generen colas y tiempos de espera entre los participantes o usuarios.

Ante la presencia de síntomas compatibles con el COVID-19 en cualquier persona que se encuentre en las instalaciones taurinas, se le deberá instar a adoptar las medidas necesarias para evitar eventuales contagios, incluyendo el abandono de las instalaciones. En todo caso, se le informará de su obligación de contactar con los servicios sanitarios.

Se tendrá que recomendar el pago con tarjeta u otros medios que no supongan contacto físico, con desinfección frecuente de los dispositivos electrónicos utilizados a tal fin. En el caso de venta de entradas, se favorecerá la venta online en aquellos casos en los que sea posible.

En aquellas plazas que dispongan de puntos de venta o mostradores de suministro de bebidas y alimentos, los clientes deberán mantener en todo momento la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros. En todo caso, el consumo de bebidas o alimentos no podrá realizarse fuera del asiento asignado.

Estas medidas aprobadas deberán ser observadas y respetadas por el conjunto de trabajadores, usuarios o asistentes que utilicen tales instalaciones. Serán controladas e inspeccionadas por las autoridades competentes y su incumplimiento acarreará sanciones y multas.

Fran Pérez @frantrapiotoros