ALFONSO AVILÉS, PRESIDENTE DEL CLUB TAURINO DE MURCIA: “EN ESTA REGIÓN NO VA A HABER FERIAS NI NINGÚN ESPECTÁCULO TAURINO CON PÚBLICO HASTA 2021”

Si la tauromaquia sigue vigente no es porque existan muchos toreros y muchas ganaderías. Si la fiesta de los toros sigue caminando en estos tiempos es porque hay gentes interesadas en ver la batalla sincera de un toro y un torero en una plaza de toros. Sin afición, sin público con la intención de sacar una entrada en una plaza de toros, nada tendría sentido.

No es que lo digamos nosotros, es a la conclusión que llega el reconocido intelectual francés François Zumbiehl: “Mientras haya una afición que reivindique su libertad, la fiesta seguirá viva”.

La fiesta de los toros, como todos los sectores, atraviesa momentos complicados. La crisis del coronavirus ha puesto a todo el mundo a cavilar y muchos ya le están viendo las orejas al lobo. La incertidumbre reina.

Hace falta una reacción conjunta para que nuestra Cultura no se vea afectada. Si hay alguien que entiende en la defensa de la fiesta es la afición a los toros. La pasividad de sector en este aspecto siempre se ha contrarrestado con las ganas que le han puesto desde las asociaciones taurinas, cuidando, promoviendo y divulgando la tauromaquia.

Ahora, ese esfuerzo, no lo deben pagar los que más han peleado. Es el momento, más que nunca, de cuidar al cliente y de ir de su mano, solo así habrá esperanza.

Una de esas asociaciones en nuestra Región que se parten la cara por la fiesta es el Real Club Taurino de Murcia. Para conocer cómo ve el aficionado esta situación tan grave, nos hemos puesto en contacto con su presidente, Alfonso Avilés, con el que además repasamos más noticias de la actualidad taurina de Murcia.23376545_1709361329108661_6262189579886067775_n

Alfonso, ¿Cómo se verá afectada la tauromaquia una vez estabilizada la pandemia? ¿La conoceremos tal y cómo era antes?

“Desde luego, si nos guiamos por todas las informaciones que nos llegan, a corto y medio plazo se va a ver afectada y mucho. Afectada por sus cuatro ejes básicos: ganaderías, profesionales, empresas y afición. Las ganaderías  van a tener una sobredimensión de cabezas que no se van a poder lidiar porque no van a haber festejos. Los profesionales no van a poder ejercer su profesión porque no habrá corridas de toros ni novilladas. Al empresario le será imposible organizar festejos porque no le van a permitir, en principio, la asistencia de público a las plazas tal y como venían haciéndolo hasta ahora. Y una vez más será el aficionado el que tendrá que soportar, por un lado, el hecho de que  no va a poder disfrutar del espectáculo que le gusta y, por otro, porque no va a saber qué se va encontrar en la taquilla, cuando su economía se vea arrasada por la crisis que, en materia económica, se avecina. Y todo ello, pendientes de la utilización política que los partidos de izquierdas, fundamentalmente, quieran, pretendan  o intenten hacer con la tauromaquia en general. Tras mi contestación a vuestra primera pregunta, creo que la siguiente se contesta sola. Indudablemente, a medio plazo, no la conoceremos como era hace tan sólo unos meses. Pero lo peor no es eso, es que, quizás, aprovechando esta trágica coyuntura no la volvamos a conocer en toda su dimensión”.

En el mundo del toro no se prodiga mucho la unión ¿Ves al sector capacitado para tomar en conjunto las medidas oportunas para que la fiesta sufra lo menos posible los efectos de la crisis?

“En la actualidad, diría que no. Pero dependemos de decisiones personales y económicas en la mayoría de los casos. Lo que está muy claro es que será imprescindible que haya unión y liderazgo para enfrentarse a las decisiones que nos van a venir impuestas. Por ejemplo, tomemos como referencia el fútbol y el baloncesto, porque también tienen una incidencia significativa en el PIB nacional, superior el uno e inferior el toro al sector taurino y porque están siendo los únicos que están dando pasos de cara al desconfinamiento y al reinicio de sus actividades.  En el sector taurino, ¿quién lidera esas gestiones?, ¿quién se reúne con el Ministerio de Cultura para ver como y cuando se van a reiniciar los espectáculos taurinos? ¿En qué condiciones? Acciones que podrían hacer los taurinos, pues, entre otras muchas, seguir el ejemplo de Miguel Ángel Perera. En #QuedateconPerera, el torero abre de par en par las puertas de su mundo para hacer partícipe de él a tanta gente que, en un momento tan delicado como el actual, necesita cercanía y contenidos entretenidos. Miguel Ángel Perera, está muy cerca de alcanzar los catorce millones de reproducciones en su serie de videos. Serie que inició el pasado 21 de marzo, en la que muestra cómo es por dentro y a diario la vida en el campo y en una ganadería de toros bravos. Para mí, además, una iniciativa didáctica y reivindicativa”.

Cuando podamos volver a los toros ¿Tendrá el aficionado que rascarse más el bolsillo?

“Solamente esta pregunta daría para una entrevista completa. Dependerá de muchas circunstancias. Los toros son un espectáculo caro, eso está reconocido y aceptado por todo el mundo. Pero ante circunstancias excepcionales, como las que estamos atravesando, debe haber soluciones excepcionales. En mi opinión, los aforos de las plazas van a tener importancia capital y va a ser necesaria e indispensable conseguir la presencia de las televisiones nuevamente para financiar las ferias. Esto será un problema de costes y ahí se tiene que contar con la implicación de todo el sector. Además de los gobiernos de turno, empezando por el del Estado, que ha de tener en cuenta que la tauromaquia es Patrimonio Cultural del Estado Español, autonómicos y locales. El sector, el que vive y gana dinero (o pierde, no sé) tendrá que racionalizar sus estructuras y cuando hablo de racionalizar es que muchas costumbres o vicios del sector deberán quedarse en el camino. De todo este conjunto de actuaciones y situaciones saldrá, al final, el importe de las entradas”.21083633_1638973286147466_8881384174763107336_o

Eres de los que piensa que habrá feria de Murcia en septiembre o tendremos que esperar a 2021?

“Estoy plenamente convencido de que, en esta región, no va a haber ferias ni cualquier otro espectáculo taurino con público hasta el año 2021”.

Según las noticias que recibimos parece lo más lógico, pero hablando de Murcia, una gran noticia, si el coronavirus quiere, la de que los toros de Victorino Martín vuelvan a La Condomina ¿verdad?

“Lo es. Y lo será, aún más, el día que puedan pisar el albero de la Plaza de Toros de La Condomina y puedan dar satisfacción a esos aficionados toristas, que los hay en esta región, que tanto reclaman y denuncian el monoencaste de la Feria de Murcia. Circunstancia esta, con la que se puede estar más o menos de acuerdo. En mi caso, quiero el toro que tenga presencia, embista y dé espectáculo, independientemente de su encaste”.

Dicen que una corrida de toros más equivale a una novillada sin picadores menos. La rumorología es así. Yo sinceramente creo que si habrá novillada, y más con el plantel de novilleros del que disponemos ahora. Alfonso ¿Crees, como yo, que Ángel Bernal mantendrá la novillada de la feria?

“El que la empresa sume un espectáculo más a la Feria no tiene porqué significar la exclusión de una novillada sin picadores, entre otras cosas, porque éstas las organiza la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, con la que Toros Sureste colabora excepcional y permanentemente. Y, en cuanto, a la novillada con picadores, estoy por asegurarte que Ángel Bernal la mantendrá. Aunque, las circunstancias que puedan sobrevenir para 2021 harán cambiar de tal forma el panorama taurino, que, consecuentemente, incidirán en la estructura de las Ferias”.

¿Cómo ves el estado actual de la fiesta de los toros en la Región? ¿Qué te ilusiona y que hay que mejorar?

“La fiesta en la Región estaba, hasta estos momentos, tomando impulso nuevamente. Se habían despertado muchas ilusiones, no solo en Murcia capital con el anuncio de una nueva corrida de toros y nada menos que de Victorino Martín, sino también, en Lorca con la posibilidad de que Sutullena pudiera abrir sus puertas en el año 2021. Estas dos noticias, por sí mismas, son ilusionantes. Y me ilusionaría que se alcanzaran los acuerdos, por quien correspondiera, para que hubiera una instalación que permitiera dar festejos taurinos en Cartagena y me ilusionaría que se volvieran a dar festejos en Caravaca de la Cruz. La Región de Murcia, con cuatro grandes ferias regionales, Murcia, Lorca, Cartagena y Calasparra, salpicadas por las de Blanca, Abarán, Caravaca de la Cruz y Cieza, daría un gran salto, cualitativa y cuantitativamente hablando, que repercutiría en afición, público y Clubes y Peñas taurinas de la Región”.18954977_1556478287730300_5907470783141349674_o

Como aficionado, ¿Qué opinión tienes de que al final se tengan que dar toros en una portátil en Calasparra?

“Indudablemente no sería lo más apropiado para una feria de la categoría de Calasparra, más aun teniendo su plaza de toros de obra. Pero, bien es cierto, que no tengo la suficiente información para opinar sobre el contencioso o el desencuentro, llamémosle como queramos, entre la propiedad, ayuntamiento y empresa. Tan solo conozco las notas de prensa emitidas por la propiedad y el Ayuntamiento de Calasparrra. Aunque, de no llegar a los pertinentes acuerdos entre las partes, bienvenida sea la plaza portátil, porque peor sería que no se diera una feria de tanto prestigio a nivel nacional. No obstante, me temo que, por las circunstancias que hemos comentado anteriormente, van a tener un año para alcanzar esos acuerdos”.

Desde el Real Club Taurino de Murcia lleváis muchos años luchando porque la fiesta tenga el sitio que merece en la capital de la Región de Murcia. Un trabajo silencioso pero vital para la fiesta. ¿Merece la pena Alfonso? ¿Crees que el sector reconoce el gran papel que juega el asociacionismo taurino?

“Efectivamente así es. No creo que exista una entidad taurina en toda España, incluso en todo el mundo, que organice una oferta sobre cultura y tradiciones más amplia y más duradera en el tiempo. Desde los Martes Taurinos, que se vienen realizando todas las semanas, las retransmisiones de Movistar Plus, Pregón taurino y dos semanas de Aperitivos Taurinos en la Feria de Septiembre de Murcia, hasta las propuestas que, en todo momento, hemos trasladado al Gobierno Regional en beneficio de la tauromaquia regional. Unas se han visto la luz exitosamente, véanse las declaraciones de Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural para la tauromaquia de la Región de Murcia, y otras están en estudio. En cuanto a si merece la pena o no, depende del carácter de cada cual y de su sentido de la responsabilidad. El aceptar un cargo directivo en cualquier entidad implica una responsabilidad y, más aún, cuando dicho cargo es voluntario. En mi caso, cuando decidí presentarme a las elecciones al entonces Club Taurino de Murcia, lo hice con todas sus consecuencias. Recuerda que no eran los mejores momentos desde el punto de vista económico ni social. Económico porque en el año 2008 se iniciaba una de las peores crisis económicas que han afectado al país y social, porque éramos dos candidaturas y, de alguna forma, eran dos sistemas de gestión las que partieron la masa social. Hoy, como consecuencia de todo lo hablado, nos enfrentamos a otra situación más grave todavía, porque a la crisis económica que está por llegar con más virulencia que en el año 2008, hay que agregar la incertidumbre sobre cómo se han de desarrollar, en un futuro inmediato, los actos sociales, colectivos y de masas. Sobre si el sector reconoce nuestro trabajo, yo diría que, en líneas generales, no, aunque existen honrosas excepciones. Pero, por ejemplo, los toreros, los héroes de la fiesta, a los que el aficionado quiere verles de cerca, tocarlos, hablarles, fotografiarse con ellos, son los menos proclives a participar en encuentros, tertulias, conferencias, llamémosle como queramos. Excepción hecha de algunos, como antes decía y, excepción hecha también, de la categoría de la ciudad y de su feria. Y a los taurinos que se consiguen atraer es siempre tras múltiples y prolongadas gestiones”.18738373_1543884718989657_6537324111939746489_o

¿Cómo enganchamos a la juventud a los toros? ¿Qué ha hecho mal la fiesta para que algunas generaciones hayan obviado la grandeza de esta cultura?

“Ésta sí que es una buena pregunta. Como dice el refranero, “cada maestrico, tiene su librico”. Por donde se empieza a transmitir y enseñar la cultura es en las escuelas, institutos y universidades y ese partido lo tenemos perdido. En España no vale que la tauromaquia sea declarada Patrimonio Cultural del Estado o Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural de la Región de Murcia. Aquí tienen más fuerza los movimientos antitaurinos, encabezados por la izquierda radical, los Consejos Escolares y, por supuesto, los padres, fundamentalmente simpatizantes de izquierdas, que niegan la presencia de sus hijos incluso en museos. Como antes mencionaba, en el sector falta liderazgo para acometer y emprender, entre otras actuaciones, la lucha por nuestra supervivencia como eslabón cultural de España”.

Para terminar ¿Cómo ves que ahora nos quiera dar toros por televisión sin público? ¿No es el espectador vital para el desarrollo de una corrida de toros?

“Sin ninguna duda y empiezo por el final de la pregunta. El espectador, en cualquier espectáculo público, y más en los toros, es la esencia que califica el valor de lo que los actuantes ofrecen. Una corrida de toros sin público, en mi opinión, no estimula a los profesionales más allá de un entrenamiento a puerta cerrada, porque no existirá ni la alabanza ni la censura y ahondará, aún más si es posible, en la desafección con la afición. No pretendo que todo el mundo esté de acuerdo conmigo, pero es lo que pienso. Y sobre la intención de Movistar plus de ofrecer transmisiones de corridas de toros sin público, siendo la única cadena de pago que hay en España, para mí, está claro, que se mueve por motivos estrictamente económicos, circunstancia que me parece lógica por otra parte, siendo como es un negocio”.14231407_1256559904388808_3646465219278644419_o

Por Fran Pérez @frantrapiotoros