VÍCTOR ACEBO SE REENCUENTRA CON “LETRERO”

No hay nada más bonito para un torero que indultar un toro. Es como cumplir un objetivo. El humano se marca los de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro, pero para el que se viste de luces, además de llegar a figura, que es casi imposible, está también el de perdonarle la vida a un toro, que afortunadamente es más terrenal, pero igualmente enriquecedor.

En estos días de confinamiento nos ha llegado la noticia del bonito reencuentro de Víctor Acebo con “Letrero” en la finca “Puerto Laca” de Sancho Dávila. Un encuentro que se produjo la semana pasada, antes de que el estado de alarma hiciera, como tiene que ser si queremos volver a ver cosas tan magnificas en las plazas en un futuro, que todos nos quedáramos en casa para tratar de contener la grave crisis sanitaria que nos azota.

“Letrero” se lidió el pasado 7 de marzo en la fiesta campera que organizó el Club Taurino de Torre Pacheco en la finca “El Jimenado”. Un utrero de gran clase y bravura que el ganadero decidió llevarse otra vez para Jaén y con el que el novillero Víctor Acebo pudo sacar todo lo que lleva dentro, haciendo sentir el toreo de verdad a todos los que estaban presentes y dando un paso más en su profesión, en busca del debut con picadores, que si el coronavirus lo permite, deberá de producirse esta temporada.

Aunque no fuera en un festejo reglado, “Letrero”, nº48, hijo del semental “Rompetechos”, indultado por Manuel Díaz “El Córdobes” en Briviesca (Burgos) el 15 de agosto del año 2014; siempre estará ya en el pensamiento de Acebo. Dicen que las cosas no pasan por casualidad, y un sábado de marzo los puso en el camino. Cosas bonitas del mundo del toro.IMG-20200318-WA0003

En la visita del de Torre Pacheco a la finca de Sancho Dávila, en la que el novillero estuvo acompañado por Ruiz Manuel, su profesor en la escuela de Almería, y un grupo de aficionados del Club Taurino de Torre Pacheco; también hubo tiempo para tentar. El ganadero le encerró un novillo por si otra vez la magia del perdón merodeaba por allí, pero esta vez solo se tuvo la constancia de estar delante de un chaval que ha evolucionado en tiempo récord, que ha conseguido estar en las finales del certamen de novilladas de Andalucía y Extremadura en 2019 y que está dejando el futuro taurino de la Región de Murcia en lo alto, allá por donde pisa y tiene la oportunidad de torear. Que el sueño continúe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fran Pérez @frantrapiotoros