RUBÉN PINAR EN EL CLUB TAURINO DE MURCIA: “MI MAYOR VIRTUD ES LA AFICIÓN”

El matador de toros Rubén Pinar fue el protagonista de una nueva edición de los tradicionales Martes Taurinos organizados por el Real Club Taurino de Murcia y que tuvo lugar en la noche de ayer martes, 11 de febrero.

El manchego, que toreará la corrida de toros de Miura que cerrará la feria de Abril de Sevilla, hizo un breve repaso de lo que ha sido su carrera profesional a la que llegó siendo uno de los niños prodigio que han existido en el toreo. “Cuando eres un niño puedes tener talento pero al final hace falta calidad y no todos son capaces de adquirir el nivel necesario para funcionar. Mis circunstancias han hecho que todo haya sido más lento pero estoy muy contento porque todo este tiempo me ha permitido crecer mucho. Estoy en deuda y muy agradecido a la Tauromaquia por todo lo que me ha aportado”, explicó.

Rubén fue un novillero con picadores destacado que actuó en las primeras feria de España y Francia, y tras su alternativa, llegaron triunfos importantes con puertas grandes en Madrid y Valencia, entre otras. Sin embargo, después vino un duro periodo de parón. “Lo que más me ha curtido ha sido el paso por el desierto Cuando tienes 20 años no tienes la capacidad para ver las cosas como ahora. Ha sido un tránsito largo, con muchos sin sabores, con lágrimas derramadas y costándote casi la vida, pero es la escuela que me ha tocado vivir y estoy muy agradecido porque hoy soy más fuerte y más feliz”,  aseguró el manchego. En ese mismo sentido, Rubén afirmó que: “Mi mayor virtud es la afición y el respeto a la profesión. El valor es necesario pero la afición es la que te da confianza en ti mismo y te da la felicidad cuando consigues objetivos”.mt_11feb_01

Durante la charla el diestro manchego resaltó de la estrecha y especial relación que le une a su familia convertida en un pilar fundamental en su vida; habló de los apoderados que ha tenido a lo largo de su carrera; de su paso por México donde debutó con picadores; del duro percance que sufrió en la finca de Nazario Ibáñez que a punto estuvo de costarle la vida y de su trayectoria en la plaza de toros de Madrid en la que ha vivido absolutamente de todo.

Analizando la situación que vive el toreo a día de hoy Pinar afirmó que: “El toreo de hoy necesita torería. Hay un nivel de perfección tan grande que se echa de menos la torería, la imperfección, el sentimiento, emocionarse toreando y viendo torear. Es necesario dar rienda suelta a la imaginación y a lo imposible”, a lo que añadió que: “La calidad va unida a la verdad y eso hace que se esté más desnudo delante de la cara del toro porque tienes menos recursos y eso se percibe y llega”.

En cuanto al idilio que mantiene con la plaza de toros de Albacete donde ha salido a hombros ocho veces consecutivas y se ha proclamado triunfador de su feria las últimas cuatro temporadas, Rubén aseguró que: “Vivo un momento dulce y no me cuesta dejarme la piel porque siento que la gente se entrega conmigo. La corrida de los seis toros me produjo un gran desgaste pero me sentí en paz conmigo mismo porque no me dejé nada dentro. He devuelto a la gente el cariño que me han dado”, añadiendo que: “Cuando salía a hombros sentí que podía hacer cosas importantes”.

@elmuletazo